Teletrabajo

Que el teletrabajo ha llegado para quedarse es casi ya un tópico. El problema reside ahora en el cómo;  en qué condiciones para las partes. En ello andan Gobierno y agentes sociales: negociando una norma que Moncloa pretende dejar aprobada  en un Consejo de ministros en este mes de agosto  entrado, antes de tomarse unas cortas vacaciones.

Para entonces tendrá que haber ajustado diferencias entre Economía (Calviño) y Trabajo (Yolanda Díaz):  convenio colectivo y/o  contenidos mínimos con el propio  empleado que opte por esta modalidad laboral,  capacidad para fijar horarios,  derecho a acotar la duración de la jornada laboral -la llamada desconexión- y reparto de costes, entre otros extremos.

Los empresarios temen  que una excesiva regulación encorsete demasiado a las compañías, vaya en perjuicio de la debida competitividad y acabe con una oportunidad histórica para asentar un nuevo entorno laboral mucho más flexible, eficiente, productivo y satisfactorio para todos.  Por eso  han advertido al Gobierno  de que en una economía global  bien pueden subcontratar o contratar en países donde encuentren entornos más competitivos.

Al mismo tiempo entienden que  la nueva realidad del trabajo a distancia debe regularse  debidamente  si es que, en verdad, ésta ha llegado para quedarse y no se quiere, entre otros no pequeños pormenores,  que gastos propios del consumo del trabajador puedan terminar yendo a cargo de la empresa.

Con todo, la controversia sobre si es posible teletrabajar desde casa está superada. La era del presentismo  sistemático toca a su fin y lo que llegó como un vendaval, de forma súbita, durante el confinamiento, sin los suficientes recursos técnicos ni formación, ya es imparable. Según un informe del Consejo General de Economistas, un 73,5 por ciento de 1.225 empresas consultadas   llevaron a cabo en ese tiempo prácticas de teletrabajo y el 41,5 por ciento de las mismas han confirmado que lo seguirán haciendo,

Por su parte, el INE (Instituto Nacional de Estadística) ha señalado que, según sus datos,  en 2019  un 4,3 por ciento de los empleados  trabajaban normalmente desde casa, con Galicia, por cierto, en el pelotón de cabeza. Tal porcentaje se ha disparado. De acuerdo con alguna encuesta, el 30,2 por ciento de los ocupados en nuestro país comenzaron a hacerlo a distancia durante la pandemia. Otros estudios lo han elevado hasta el 34.

Un modelo híbrido es el que más convence a las organizaciones; es decir, combinar el trabajo en la oficina y en remoto. Esto cambiaría el tradicional modelo  de ocho horas de trabajo diarias, cinco días a la semana. Podría irse –pronostican  los entendidos- a modelos de jornadas anuales, repartidas de forma irregular a lo largo del año, dependiendo de la carga de trabajo y el objetivo a conseguir. De tal manera, habría días en que se trabajara cuatro horas y otros, diez, por poner un ejemplo.

Sea como fuere, lo cierto es que este nuevo entorno exigirá un enorme cambio mental y cultural. Pero como dicen verso y canción, se hace camino al andar.

Es necesarios estar conectado para escribir un comentario Conectar