Sánchez I

DESDE el Día de la Ascensión no he parado de reír y sufrir. Y es que el panorama político da para montar un circo. En el pleno del miércoles Pedro Sánchez volvió a pedir una prórroga necesaria del estado de alarma y desde el canto del gallo todos los medios especularon en directo con el número de votos y abstenciones que conseguiría el presidente tras la dejación de responsabilidad de Pablo Casado, al pasarse al no, siguiendo a quienes anteponen los intereses localistas a la salud general. Si las sesiones las hubiera dirigido Hitchcock con música de Bernard Herrmann, la tensión habría resultado interesante. Pero no. Lo que escuchamos, con excepción de la propuesta presidencial y las intervenciones de Edmundo Bal, portavoz de Cs, el resto fue palabrería y temas ajenos a la convocatoria.

La incertidumbre mediática, para que las tertulias tuvieran chicha, se centró en los posibles resultados finales. El desmarque de Cs de los anhelos del PP y VOX daba para especular, aunque Bal fue contundente. Los regateos de Rufián alumbraban tanto la abstención de ERC –efecto positivo para Sánchez– como el no de la catástrofe. El resto del tablero era visible. Así que los tertulianos debían buscar temas en las entretelas de las bambalinas. Y los encontraron. La fontanería de Sánchez estaba en acción y, cerrada la votación, se ventiló la existencia de un pacto por la abstención con EH Bildu. ¿Por qué y para qué? Se preguntaban los doctores en las palestras. ¡No lo necesitaban!

Es evidente, Sánchez I no se fiaba ni de Cs ni de la posible negación sobrevenida de algún otro partido abstencionista. Y siguiendo los pasos de Fernando, el católico –por los que la Historia lo ensalza como el gran político de su tiempo–, el socialista negoció a varias bandas y ganó la partida. Pero como no estamos en el siglo XV, cuando las tretas se hacían sin medios de comunicación al acecho, ni generaban polémicas colaterales, la necesaria victoria para el país le está pasando factura a un Sánchez I, que no entrará en la Historia por su tacto negociador.

Es necesarios estar conectado para escribir un comentario Conectar