Seamos sensatos

A uno le siguen sorprendiendo las cosas que ve a diario en la calle en este tiempo de pandemia, y más aún cuando las personas siguen muriendo por culpa de este tremendo virus que nos ha inmovilizado de forma solidaria desde hace algo más de dos meses. Me sorprendo puesto que veo que hay mucha gente, sobre todo jóvenes, que siguen pensando que el tema no va con ellos.

Lo demuestran al no mantener la distancia prevista de garantía para no ponerse en riesgo de contagio, salen de su casa cuando quieren, no utilizan mascarilla –escribo el comentario pendiente de la obligatoriedad reflejada en el BOE–, o tocan todo sin utilizar la más mínimas medidas de higiene de las que disponen en todos los centros a los que acuden, o hacen de su capa un sayo cuando se sientan en una terraza, organizan una fiesta casera o se van de botellón sin preocuparse de que el riesgo es mayor que el beneficio que obtienen dándole a la bebida.

Estamos a punto de entrar en una nueva fase que nos permitirá viajar de modo interprovincial o poder disfrutar de un tiempo de descanso y relajo en una playa en estos días de tan altas temperaturas. Será un nuevo tiempo para el que creo que muchos ciudadanos no están preparados y siguen pensando que la pandemia ya queda atrás y que es tan solo un recuerdo en nuestras vidas de confinados durante más de sesenta días. Tremendo error que deja a las claras que la insensatez sigue pululando por muchas de esas cabezas que algunos usan únicamente para colocarse una gorra y salir a la calle a hacer deporte y dar trabajo extra a los fisioterapeutas, que aumentaron de forma alarmante sus consultas por lesiones de todo tipo que se hicieron estos deportistas de quita y pon.

Seamos sensatos y mantengamos la alerta. Es la única forma de que nos protejamos y protejamos al resto de la ciudadanía. La solidaridad no es tan solo salir a aplaudir, que también lo es, sino para preservarnos de posibles contagios.

Es necesarios estar conectado para escribir un comentario Conectar