El presidente del Gobierno gallego destaca la arquitectura de definirnos como somos

El presidente del Gobierno gallego, Alberto Núñez Feijóo, ensalzó el valor de la arquitectura para definirnos como somos: un pueblo abierto que nunca renuncia a aportar su cultura al gran río de la cultura universal, ni tampoco a apropiarse honestamente de elementos culturales ajenos.

“La casa de labranza como lugar de convivencia familiar, la iglesia parroquial como espacio comunitario, el castillo como símbolo de dominio y después de revuelta con los Irmandiños, y el faro como anticipo del deseo de conquistar pacíficamente otros mundos. En cada una de ellas hubo un deseo de ampliar comunidad”, expuso, refiriéndose especialmente a los puentes, por donde transitaron hombres y mujeres que superaron una geografía separadora.

Durante la presentación del quinto número de la revista Archives, dedicada al trabajo de Manuel Gallego Jorreto, Feijóo se refirió a los numerosos premios y distinciones que recibió este arquitecto gallego, destacando, entre otros, el Premio Nacional de Arquitectura en 1997 por la obra del museo de Bellas Artes de A Coruña, que representa, según explicó, esa confluencia entre el pasado y presente tan propia de lo nuestro.

“Manuel Gallego nos ayuda a regresar siempre a Galicia. Siempre hay en su obra una Galicia que nos espera”, aseveró, exaltando además el hecho de que logre superar en cada obra esa tensión entre técnica y arte, y entre la arquitectura casi espontánea que floreció en otros tiempos en Galicia y una arquitectura evolucionada, que sitúa a la Comunidad en el “Olimpo internacional de los arquitectos”.

El presidente de la Xunta concluyó haciendo hincapié en que el arquitecto no se siente cautivo de una moda, de una escuela o de sus obras precedentes, “sino que proyecta y construye teniendo como divisa esa manía por mejorar la vida humana”. 

Es necesarios estar conectado para escribir un comentario Conectar