Parlamento:La Xunta demanda al Gobierno central el pago íntegro de los 700 millones adeudados

El conselleiro de Facenda, Valeriano Martínez, anunció en el Parlamento que lo primero que hará la Xunta de Galicia cuando se constituya el nuevo Gobierno de España será pedir el pago íntegro de los 700 millones de euros que le adeuda a Galicia. Y aseguró que “atender esta deuda es el primero y más inmediato asunto de la agenda gallega que el Gobierno tiene que cumplir”.

En su intervención durante el debate de totalidad del proyecto de Ley de Presupuestos de la Comunidad autónoma para el 2020, el titular de Facenda recordó que el Parlamento gallego ya se ha pronunciado en tres ocasiones, con un alto grado de consenso, demandando el pago total de estos recursos y lamentó que en la actualidad, el Gobierno central “tan solo transfiriera 60 de los 700 millones que le debe a Galicia”.

40 años de autogobierno

Durante el debate, el conselleiro recordó que Galicia vuelve a ser de las primeras comunidades en tramitar sus cuentas y subrayó que “Galicia es un caso único en España en poder encadenar 40 presupuestos sucesivos”. Todo esto gracias a la estabilidad otorgada a la Xunta por los gallegos que “hace que estemos blindados ante la inestabilidad del Estado y nuestro deber es transformar esta inestabilidad en seguridad, certeza y confianza”.

Valeriano Martínez explicó que se trata del 5º presupuesto expansivo consecutivo y el más elevado en una década, con más recursos pero prudente porque “queremos que Galicia sea un antídoto al bloqueo estatal”. Según expuso, “estos presupuestos quieren mejorar la vida de los gallegos del año 2020” pero también comenzar a planificar la próxima década con cuatro grandes prioridades: la Galicia joven, la Galicia familiar, a Galicia innovadora y la Galicia verde. Estas prioridades se incluirán en el nuevo Plan Estratégico de Galicia 2021-2030 que se aprobará en el 1º semestre de 2020.

La Comunidad Autónoma dispondrá el próximo año de una capacidad de gasto de 10.149 millones de euros, un 3% que en este ejercicio, con lo que Galicia contará con 300 millones más que este año y 1.400 más que en 2016. Además, siguen apostando por el reequilibrio territorial con un mayor gasto per cápita en las provincias orientales respeto de las atlánticas, de ahí que la mayor inversión por habitante se vuelva a producir en Lugo (4.252 euros per cápita) y Ourense (4.096), frente a los 3.281 euros de A Coruña y los 3.200 de Pontevedra.

Menos impuestos y más beneficios fiscales

El conselleiro subrayó que el modelo de la Xunta se basa en fortalecer el crecimiento económico con menos déficit, menos deuda y, también, con menos impuestos.

En cuanto al impuesto de Sucesiones y Donaciones, desde 2016 no se pagan impuestos por los primeros 400.000 € en familiares directos, sin contar la vivienda habitual, una medida que ya beneficia a los 99% de las liquidaciones. Y el número de beneficiarios ya supera los 355.000 en menos de 4 años. Además, hay que tener en cuenta que prácticamente uno de cada tres -un total de 107.776- son beneficiarios por pactos sucesorios en vida. Ahora, se eleva a 1 millón de euros por heredero a cantidad exenta de pagar en este impuesto. Con esta medida, el 99,94% de los gallegos no pagarán Impuesto de Sucesiones entre familiares directos a partir de 1 de enero de 2020, lo que supone su práctica supresión.

Por otra parte, una de las prioridades del Gobierno gallego es que esta sea la legislatura del rural y, en ese objetivo, tiene mucho que ver la política de Impuestos 0 en el rural ya consolidada, así como las rebajas de impuestos en zonas poco pobladas. En estos presupuestos se refuerza esta estrategia para fijar población y para que sea más fácil vivir en el rural y del rural. Entre las novedades, se incluye la rebaja del impuesto por la compra de una vivienda usada en el 94% del territorio gallego. Para eso, se reduce el Impuesto sobre Transmisiones Patrimoniales (ITP) del 7% al 5% en el caso de compra de vivienda habitual, y del 10 al 6% para el resto de compras de vivienda, con el objetivo de fijar población en el rural y dinamizar estas 3.500 parroquias. También se aprueban más facilidades para la sucesión de las empresas familiares y se pone en marcha una novedosa ‘deducción verde’ en el IRPF.

Además, a estas importantes rebajas fiscales hay que añadir el cada vez más importante volumen de beneficios fiscales en el presupuesto. En 2020 llegan hasta los 448 millones de euros, lo que supone 84 millones de incremento durante esta legislatura, un 23% más. El 95% de estos beneficios fiscales son de carácter social.

Refuerzo del gasto social y de las inversiones

Los Presupuestos para 2020 refuerzan un año más el gasto social, que crece en 275 millones respecto a este año y alcanza los 7.400 millones de euros, la cifra más alta de la historia. Estos nuevos recursos permitirán incrementar el gasto directo en sanidad, en la enseñanza y en las políticas sociales, y poner en marcha medidas pioneras en el ámbito familiar como la gratuidad de las escuelas infantiles a partir del segundo hijo o la ampliación de la Tarjeta Bienvenida. También crece el capítulo de inversiones, que alcanza los 1.691 millones de euros.

Xacobeo, empleados públicos y deuda

En las cuentas del próximo año también destaca la dotación para el Xacobeo, para el cual se destina un paquete de medidas en las distintas consellerías por 82 millones de euros para afrontar con éxito a preparación del próximo Año Santo y conseguir que el Xacobeo 2021 sea el mejor de la historia.

Además, se recoge la anualidad correspondiente a los acuerdos sectoriales para mejorar las retribuciones del personal de la sanidad pública, de la enseñanza pública, de la justicia, del Consorcio de Servicios de Igualdad y Bienestar, bomberos forestales y agentes medioambientales.

En cuanto al endeudamiento, Valeriano Martínez destacó que en este momento Galicia es la comunidad que menos aumentó la deuda desde 2008; lleva 2 años en práctica consolidación fiscal y tuvo el 1º superávit en 16 años; encabeza el esfuerzo inversor en España, destinando el doble de recursos por habitante que el promedio de CCAA, y lidera el pago a los proveedores. Para el año 2020, Galicia quiere seguir por este camino y, de hecho, la ratio de deuda/PIB en Galicia de 2018, comunicada oficialmente por el Banco de España, es del 18,1%, 5 décimas menos que en 2017. Esta evolución descendente seguirá en los próximos ejercicios, al tiempo que se finaliza la consolidación fiscal.

Es necesarios estar conectado para escribir un comentario Conectar