Cansancio

Se puede ir a una manifestación de la Diada y está bien, se puede ir a varias, incluso haber ido a todas las que desde 2012 anuncian que la independencia de Cataluña ya casi se roza con la punta de los dedos y que el año próximo será el de la celebración en libertad del Estado opresor, y mantener la esperanza.

Pero los años pasan, el paraíso en la tierra no acaba de llegar, la unidad se rompe, a los presos del procés es muy posible que les caigan años de prisión y la desobediencia civil durará menos de lo que sus promotores esperan. Y es que el cansancio comienza a hacer mella, porque no se puede tener movilizado a todos todo el tiempo cuando se comprueba que sus esfuerzos no tienen éxito.

Llega el cansancio que se ha revelado en el menos número de participantes en la manifestación de este año de la Diada del Onze de Setembre, fecha que conmemora una derrota como si fuera un triunfo. Es lo que tiene el nacionalismo irredento que va de derrota en derrota hasta el cansancio final.

Es necesarios estar conectado para escribir un comentario Conectar