El Servicio de Guardacostas en un operativo de lucha contra el furtivismo en la ría de Arousa

La conselleira del Mar, Rosa Quintana, explicó que la Xunta mantiene su compromiso en la lucha contra el furtivismo y para velar por el estado de los recursos y puso como ejemplo el reforzamiento de las inspecciones en el mes de julio, justo coincidiendo con el final de la veda del pulpo, que permitió retirar de las costas gallegas cerca de 5.500 nasas que estaban caladas de manera irregular. Esto equivale a que el 95% de los útiles incautados en ese mes fueron nasas, principalmente de pulpo, un producto que resulta atractivo para los furtivos por su gran calidad y los precios que consigue en el mercado.

La titular de Mar acompañó a los agentes del Servicio de Guardacostas de Galicia en un operativo por la ría de Arousa y destacó que en el mes de julio el ente dependiente de la Consellería del Mar realizó cerca de 1.000 inspecciones, un 13% más que un año antes, detectó un 7% más de infracciones que en el mismo mes de 2018 y se incautó de 5.700 útiles, un 60% más que el pasado ejercicio.

Un trabajo, remarcó, que da continuidad al ya hecho en el primer semestre del año, en el que las incautaciones casi se duplicaron, al pasar de 5.500 útiles requisados entre enero y junio de 2018 a los 10.400 contabilizados este año, y de los que la mayoría, cerca del 70%, también fueron nasas. “La coordinación y la estrategia son esenciales para abordar este problema. Por eso hacemos controles de la actividad por zonas, por épocas y por especies de mayor relevancia”, destacó Rosa Quintana, que estuvo acompañada por el subdirector general de Guardacostas, Lino Sexto.

La representante de la Xunta recordó que el compromiso del Ejecutivo gallego en la lucha contra el furtivismo no es de ahora y que lleva tiempo trabajando para mejorar sus medios técnicos y humanos con el objetivo de frenar las actividades irregulares. En este sentido, destacó el proceso en el que está inmersa la Consellería del Mar de renovación parcial de la flota del Servicio de Guardacostas, con la construcción de cinco nuevas patrulleras, el incremento del 5% en el presupuesto total del organismo para este año o la incorporación en los últimos ejercicios de más de 40 profesionales al plantel.

Todas estas medidas, incidió la conselleira del Mar, permitirán seguir mejorando los datos de la lucha contra el furtivismo y frenar un problema que el actual Gobierno comenzó a afrontar en 2009 con la puesta en marcha del Plan integral de lucha contra el furtivismo. Esa estrategia permitió aumentar un 35% la media anual de inspecciones realizadas por el Servicio de Guardacostas, incrementar un 40% tanto las infracciones detectadas como las incautaciones realizadas y triplicar los decomisos de productos extraídos de manera irregular.

En esta línea, Rosa Quintana hizo un llamamiento a la ciudadanía para que compre solo productos procedentes de los canales legales, los únicos que cuentan con todas las garantías para su consumo. “Cuando se consume pescado y marisco ilegal se está frenando Galicia y también ese mar que nos mueve”, remarcó la titular de Mar en relación a la importancia socioeconómica que las actividades pesquera y marisquera tienen en la comunidad.

Importancia del pulpo

Un ejemplo de esa relevancia es el pulpo, del que en la última campaña completa se comercializaron en las lonjas gallegas cerca de 2.000 toneladas de recurso. Esas ventas dejaron unos ingresos próximos a los 17 millones de euros, la cifra más alta de la última década. Mientras, en el primer mes de la actual campaña se subastaron cerca de 200 toneladas y los centros de primera venta recaudaron casi 1,5 millones de euros.

Es necesarios estar conectado para escribir un comentario Conectar