Medio Ambiente suelta más de 6.000 juveniles de salmón en el río Deva

La Consellería de Medio Ambiente acaba de realizar el repoblación del río Deva, un antiguo coto salmonero del Baixo Miño, con 6.000 juveniles de salmón. Estos ejemplares se suman a los más de 20.000 que ya se habían soltado en este canal en 2017 y a los 6.000 del pasado año, una acción que se enmarca en el proyecto de cooperación transfronterizo Migramiño y con el que se busca incrementar el área de colonización del salmón en el tramo internacional de esta cuenca.

Todos estos salmones fueron criados en la piscifactoría que tiene la Xunta en Carballedo (Cerdedo-Cotobade) a través de la reproducción artificial del lote de salmones del Miño formado por ejemplares capturados en la estación de la presa de Frieira (Crecente-Padrenda) cuando remontan el río para reproducirse después de regresar de las aguas del Mar del Norte y de Groenlandia. Allí pasan dos o tres años antes de regresar al río donde nacieron. Por eso, se calcula que en 2020 deberían regresar los primeros salmones liberados, ya adultos, para reproducirse en el río Deva.

El programa de reproducción artificial llevado a cabo en el marco de este proyecto de cooperación con Portugal permitió soltar ya más de 90.000 juveniles de salmón en el Baixo Miño desde el año 2017, 5.000 de ellos en el río Mouro. Es la primera vez que se realiza una repoblación de salmones en la parte portuguesa de la cuenca del Miño, gracias a la colaboración entre la Xunta de Galicia y el Instituto de Conservação da Natureza e das Florestas (ICNF).

Otras medidas llevadas a cabo conjuntamente entre las Administraciones gallega y lusa fue el semillado de huevos de salmón en el río Gadanha y también está prevista una suelta de juveniles de salmón en el Limia, que marca el límite sur de la distribución de esta especie en Europa.

Además de estas acciones para mejorar la población del salmón, la Xunta y el ICNF han colaborado en este proyecto para la traslocación de angulones desde la cuenca de Freira a diversos afluentes del Miño en Portugal. Actualmente también se está intentando la reproducción artificial por primera vez del sábalo, otra especie migratoria presente en el río y que está catalogada como “vulnerable” en el Catálogo Gallego de Especies Amenazadas.

Objetivo de repoblación superado

Todas estas acciones de refuerzo de las poblaciones de pescados migratorios se enmarcan en el proyecto Migramiño, cuya finalidad es mejorar la protección y conservación del hábitat fluvial de la cuenca del río Miño en el tramo internacional, desde el embalse de Frieira hasta su desembocadura. Cuando se puso en marcha, esta iniciativa preveía lograr la repoblación de 80.000 juveniles de salmón entre los años 2017 y 2019, cifra que ya se superó ampliamente con las campañas realizadas hasta el momento.

Además de la Xunta de Galicia y del ICNF, en el proyecto transfronterizo Migramiño participan también los organismos de gestión de la cuenca a ambos lados de la frontera (Confederación Hidrógrafica do Miño-Sil y Agência Portuguesa do Ambiente), las instituciones investigadoras especialistas en la temática (Universidad de Santiago de Compostela y Centro Interdisciplinar de Investigação Marinha e Ambiental) así como la Cámara Municipal de Villa Nueva de Cerveira, donde se sitúa el Aquamuseu do Río Miño.

Toda la información disponible sobre el proyecto está en la web migraminho, donde también se puede consultar un vídeo realizado por la Xunta de Galicia para explicar el ciclo reproductivo y el trabajo de repoblación que se está llevando a cabo tanto en la parte gallega como portuguesa del río Miño

Es necesarios estar conectado para escribir un comentario Conectar