Acotaciones

** Dos semanas quedan al menos para que el presidente Sánchez convoque en tiempo y forma las elecciones generales del 28 de abril. Y como ha anunciado que él y su Gobierno trabajarán hasta el último minuto, se espera que aprovechen el tiempo no sólo para vaciar cajones comprometedores y gastar lo que se pueda, sino también para seguir dictando decretos-leyes de convalidación imposible. Incluso estando como está políticamente en funciones y saltándose si es preciso los dictámenes preceptivos del Consejo de Estado, como ha hecho ya la ministra Celaá con su testimonial y tremendo proyecto de ley de educación. La ofensiva mediática preelectoral del Gobierno tampoco será pequeña.

** Los abortados presupuestos generales del Estado podrían ser sobre el papel maravillosos. Pero  a la postre han resultado infinanciables. Y ello así, por mor de la  irregular praxis establecida por el Gobierno Sánchez: aprobar por decreto ley una serie de medidas sociales para que entraran en vigor inmediatamente y luego confiar en que vía ley ordinaria llegarían los dineros precisos y suficientes para atender tales compromisos de gasto. Los dineros, sin embargo, no han llegado porque  le abandonaron  hasta sus propios socios. Ahora, a ver cómo se paga.

Y es que las cuentas públicas ya nacieron con el peligro de quedarse  en una especie de carta a los reyes magos, como así ha sido. La verdad es que nadie salvo el propio Gobierno creyó en los presupuestos presentados. Porque, entre otras cosas, a juicio de las más diversas instancias nacionales e internacionales, el capítulo de ingresos previstos estaba sobredimensionado. En sus pecados, Moncloa ha llevado la penitencia.

** Contumaces como son en internacionalizar el llamado “conflicto”, afortunadamente al independentismo catalán  le van parando los pies por ahí fuera. Como bien se sabe, el Parlamento Europeo  vetó hace unos días  la conferencia que  Puigdemont pretendía dar en la Eurocámara sobre el proceso soberanista y la represión que  se estaría practicando sobre los golpistas sometidos a juicio en el Supremo.

Casi al tiempo, la  distribuidora Netflix  obligaba a las dos productoras del documental a devolver el premio  otorgado a la cinta  “Dos Cataluñas”  que había sido entregado nada menos que el marco de la Berlinale por el propio  ex presidente prófugo. Sus palabras fueron un alegado contra España y la Justicia española. Un par de oportunidades propagandísticas devaluadas, cuando no frustradas. A ver si va cundiendo el ejemplo.

** Víctima de la estricta observancia, el pobre de Pablo Iglesias sigue recluido en su casa de la sierra madrileña cumpliendo hasta finales de marzo con la baja por paternidad. Y estando como estamos en tiempos de febril actividad política, supongo que al líder supremo de Podemos le estará llevando los demonios esta su ausencia de los focos mediáticos. Habría que recordarle, no obstante, aquella  sabia y flexible máxima evangélica de que el sábado fue hecho para el hombre y no el hombre para el sábado.

** El asesinato del misionero salesiano Antonio César Fernández en Burkina Faso  ha emplazado  a la sociedad y al sistema mediático –o viceversa- a volver los ojos hacia esa Iglesia oculta  que en heroicas condiciones está contribuyendo como pocas instituciones al desarrollo no sólo moral, sino también económico y social de los pueblos y gentes más desfavorecidos del mundo. Como él, alrededor de doce mil religiosos españoles trabajan en 132 países de los cinco continentes.

Es la tarea de esa Iglesia silenciosa que no llega a conocimiento y valoración por parte de la opinión pública porque, entre otras circunstancias, los medios –al menos en nuestro país- están casi en exclusiva en muy otra cosa: en conductas irregulares de clérigos y religiosos,  que por muy graves que resulten no dejan de ser superminoritarias.

Es necesarios estar conectado para escribir un comentario Conectar