Preocupación por la reducción de los Presupuestos del Estado con Galicia

El presidente del Gobierno gallego, Alberto Núñez Feijóo, reiteró la profunda preocupación y decepción ante el Proyecto de ley de presupuestos generales del Estado 2019. Considera que no son unos presupuestos realistas, van a incrementar los impuestos de las familias gallegas y hay una bajada intensa en las inversiones.

Después de que el proyecto de ley fuese presentado en las Cortes, Feijóo explicó, en un primer término, que las cuentas generales prevén un incremento del gasto no financiero de más del 5%, que se sustenta en una previsión de ingresos inverosímil, al recoger un aumento de la recaudación fiscal de más de 20.000 millones de euros, a pesar de situarse en un contexto de menor crecimiento económico y de previsible reducción de los beneficios empresariales.

En segundo lugar, el titular de la Xunta precisó que los presupuestos presentados como sociales, prevén una subida de impuestos indiscriminada y con un impacto directo en las rentas medias y bajas. Así, a pesar de que las propias cuentas reconocen cierta desaceleración, se penaliza a millares de ciudadanos, autónomos y pequeñas y medianas empresas con el impuesto al combustible.

Sobre este punto, hace falta subrayar que, toda vez que el 85% del combustible que se consume en automoción es diésel, los conductores de la Comunidad, por ejemplo, y con independencia de su nivel de renta, pagarán 70 millones de euros más al año.

El presidente de la Xunta incidió en que, aunque sube el gasto en más de un 5%, reduce la inversión en Galicia en cerca de un 19%. En contraste con lo que sucede en otras comunidades autónomas, como Cataluña, donde la inversión crece un 67%, o la Comunidad Valenciana, donde sube un 61%.

Abundó en que estamos ante un presupuesto que sitúa Galicia como la comunidad donde más baja la inversión del Estado, con alrededor de 165 millones de euros menos que en 2018. “El Ministerio de Fomento tiene que rehacer claramente el presupuesto del Estado“, incidió.

En esta misma línea, subrayó que esa discriminación es más marcada en cuestión de infraestructuras, ya que el presupuesto prevé un aumento importante de las inversiones en obra pública. De hecho, el presupuesto del Ministerio de Fomento crecime en más de un 23% en términos generales; y la inversión territorializada sube más aún: un 26%, “casi exactamente el mismo porcentaje que desciende en Galicia”.

El presidente de la Xunta señaló que en materia de inversiones, es “un presupuesto discriminatorio”. Observó que el Ministerio de Fomento incrementa de forma significativa el importe de prácticamente todas sus líneas de gasto en el conjunto del Estado, pero, no obstante, las reduce en Galicia:

GALICIA

ESPAÑA

INVERSIÓN REGIONALIZABLE

-26,4%

26,6%

CARRETERAS

-23,6%

14,1%

FFCC

-29,4%

42,3%

PUERTOS

4,6%

12,2%

AEROPUERTOS

-49,7%

-7,8%

En materia de ferrocarril, Feijóo resaltó que los presupuestos contienen exclusivamente las partidas necesarias para cumplir el calendario de finalización de las obras del AVE de conexión con la Meseta y el compromiso de extender a Lugo los beneficios de la alta velocidad ferroviaria.

Por el contrario, el presidente de la Xunta incidió “en el aplazamiento sine die de la mejora de la conectividad Vigo – Ourense y Coruña – Ferrol”. Expresó además la preocupación ante el desconocimiento de si estas cuentas recogen las partidas de gasto: en material rodante de última generación, los trenes Avril, que garanticen un funcionamiento competitivo en frecuencias y velocidades de la línea del AVE a Galicia; y para las estaciones intermodales.

En materia de carreteras, el presidente de la Xunta subrayó que, en un momento en que se anuncian liberaciones de peaje en otros puntos de España y rebajas de hasta el 30% en las autopistas rescatadas -mientras que Galicia soporta una escalada inasumible de las tarifas de la AP-9-, el Gobierno reduce a prácticamente cero euros la inversión en las planificadas, demandadas y esperadas en esa autopista para garantizar su plena funcionalidad. Obras que, en varios casos, cuentan con proyectos aprobados y que podrían empezar a ejecutarse ya: Alfonso Molina y Vial 18 en A Coruña; enlace Orbital en Santiago; nudo de Bomberos en Pontevedra; y la remodelación del enlace de Buenos Aires en Vigo

Asimismo, no se recoge tampoco la supresión del peaje de Rande, comprometida por el Gobierno, ni se prevé tampoco partidas para ninguna de las otras obras viarias señaladas como fundamentales: los nuevos tramos de la Circunvalación de Pontevedra; la nueva Autovía Vigo-Porriño; la Autovía de A Mariña o la Autovía Lugo-Ourense.

E incluso se rompen compromisos expresos. Así: se prevén 0 euros en 2019 para la Variante Norte de Ourense pese al compromiso de licitación inmediata; la variante de Ponteareas, para la que existe un convenio de que la construye el Ministerio, ahora se atribuye a la Xunta con una aportación mínima del Estado; y en la Autovía Santiago–Lugo, fundamental para el Xacobeo 21, no solo no se acortan los plazos, sino que aminoran las partidas previstas.

El presidente de la Xunta afirmó que “es la peor inversión desde 2002” y añadió que “nos preocupa el presupuesto del año 2019 y nos alarman las previsiones en materia de inversiones de carreteras y de ferrocarril para los años 2020 y siguientes”. “Vamos a pedir lo que Galicia tenía y no vamos a admitir que se le quite lo que Galicia ya tenía. Podemos discutir si hay que poner más de lo que tenía. Lo que no podemos aceptar es que se disminuyan los compromisos del Estado con Galicia que estaban comprometidos y solemnizados en presupuestos anteriores”, concluyó.

 

I

Es necesarios estar conectado para escribir un comentario Conectar