Acotaciones

Cuentan estos días los cronistas judiciales que el Supremo está preparando la vista  del 1-O con especial interés para que desde el primer momento se perciba que se actúa con pleno respeto a la dignidad de los golpistas procesados. Y así, el alto tribunal evitará, por ejemplo, que a lo largo del juicio oral éstos aparezcan esposados.

Loable propósito,  que en buena y justa lógica  debería ser observado en todos los procedimientos  y en relación con todos cuantos comparecen ante los Tribunales.  Porque todos tienen su dignidad y no sólo tales privilegiados golpistas.  

Lamentablemente, en este capítulo se ha visto de todo, como aquellos primeros planos del innecesario pescozón que en su día Rodrigo Rato recibió para ser introducido en el coche policial que le llevaría al Juzgado.

No sé, con todo, por qué ha desaparecido la práctica  periodística de no ofrecer imágenes de los sometidos a juicio. Lo más que se solía publicar era un dibujo general de la sala, del Tribunal juzgador y del sometido a juicio,  siempre éste de espalda. Una práctica, en definitiva, que en tales circunstancias respetaba la dignidad del común de los mortales. Como debe ser.

** Hasta siete veces mencionó Pedro Sánchez al que fuera canciller de la República federal alemana y presidente de la Internacional Socialista, Willy Brandt, en el acto del sábado en Barcelona ante la entregada militancia presente. Lo propio hizo con otras relevantes figuras de la vieja socialdemocracia europea, como Olof Palme y Mitterrand, de los que se erigíó en digno sucesor.  No debe de saber todavía que el sanchismo que practica no tiene nada que ver con ellos.

** Dentro de los chascarrillos que el secretario general del PSOE y presidente del Gobierno manejó en el mismo acto, hizo especial fortuna el calificativo de “bolsonaros” para cargar contra el pacto Partido Popular/Ciudadanos/Vox que va a dejar al socialismo sin el control de Andalucía luego de 37 años de hegemonía.

Aludía al nuevo presidente brasileño, Jair Bolsonaro, tildado machaconamente en estos nuestros lares de ultraderechista. Olvidaba, sin embargo, que éste ha sido elegido con el 55 por ciento de los votos y que disfruta de una popularidad próxima al 65 por ciento. Por algo será.

** Hace falta un enorme cinismo para que quienes están gobernando con el apoyo de golpistas y bilduetarras descalifiquen el pacto en cuestión alegando que no se puede negociar a cualquier precio. ¿Sabrán lo que es un espejo?

Es necesarios estar conectado para escribir un comentario Conectar