El Rey presidió en Oviedo el 40 aniversario de la Constitución española

Felipe VI afirmó que los españoles pueden sentirse “profundamente orgullosos” de la Constitución de 1978 por representar “democracia y libertad” y haberse convertido en una “lección de convivencia que dignifica la política y engrandece” la historia de España. En su intervención en la ceremonia de entrega de los Premios Princesa de Asturias, celebrada en el Teatro Campoamor de Oviedo, el Rey hizo una firme defensa de la importancia de la Carta Magna, en puertas de su 40 aniversario.

Don Felipe subrayó que la Constitución es “fruto de la concordia entre españoles, unidos por un profundo deseo de reconciliación y de paz, unidos por la firme voluntad de vivir en democracia”. También incidió en que la Carta Magna “devolvió a los españoles su libertad y su condición de ciudadanos”, al tiempo de reconocer “la diversidad de sus orígenes, culturas, lenguas y territorios”.

El Rey insistió en que la Constitución es “la mejor muestra de la generosidad, madurez y responsabilidad de todo un pueblo, que ganó la democracia y la libertad. Según el jefe del Estado, “democracia y libertad es lo que representa y significa para España, para el pueblo español”, la Constitución. Sobre el 40 aniversario de la Carta Magna, Felipe VI avanzó: “Lo celebraremos como corresponde y en justicia se merece: como una lección de convivencia”.

Felpe VI estuvo acompañado por representantes de las principales instituciones del Estado, con la presencia de la vicepresidenta del Gobierno, Carmen Calvo, y de cuatro ministros, de la presidenta del Congreso, Ana Pastor, y del presidente del Tribunal Supremo, Carlos Lesmes. También estuvieron presentes los líderes del PP y Ciudadanos, Pablo Casado y Albert Rivera, respectivametne

Es necesarios estar conectado para escribir un comentario Conectar