Las víctimas del 17-A piden respeto a su dolor

Víctimas de los atentados del 17-A en Barcelona y Cambrils exigieron a los políticos que en los actos de homenaje que tendrán lugar hoy hagan una “tregua” y no “manipulen” ni “politicen” su dolor, después de haberlas “abandonado”. En una rueda de prensa, la víspera del primer aniversario de los atentados, las víctimas agrupadas en torno a la Unidad de Atención y Valoración a Afectados por el Terrorismo (UAVAT) denunciaron que durante todo este tiempo se han sentido “engañadas, abandonadas, incomprendidas y tristes”, según describió Ana Cortés, una de las supervivientes de Las Ramblas.

El coordinador de la UAVAT, Roberto Manrique, criticó que el procés dejó en un “segundo plano” a las víctimas del 17-A, y denunció que las administraciones no prestaron la atención debida. Manrique fue muy crítico con la desatención por parte del Gobierno durante el último año y puso como ejemplo que la oficina de atención a las víctimas sólo estuvo abierta en la Delegación del Gobierno en Cataluña del 22 al 29 de agosto, y no durante todo este año. El coordinador de la UAVAT pidió al Gobierno que modifique el plazo para admitir solicitudes para ser reconocidos como víctimas del terrorismo, que finaliza hoy.

La alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, rechazó ayer cualquier uso partidista del acto de homenaje, que, subrayó, debe tener a las víctimas como “únicas protagonistas”. En una declaración institucional, afirmó que los terroristas lograron hacer daño, pero no consiguieron “contagiar su odio” y animó a los ciudadanos a demostrar “una vez más” que Barcelona es una “ciudad de paz” que “no olvidará nunca a las víctimas”.

El PDECat criticó que Colau no consensuara con los grupos su declaración institucional. El presidente de esta formación, David Bonvehí, dijo que lo más importante es “estar al lado” de las víctimas y dejar de lado las polémicas.

Por su parte, el PSC rechazó, en un comunicado, cualquier intento de convertir la conmemoración de los atentados en un “intento de reivindicación partidista o apropiación en favor de iniciativas políticas”.

Mientras, el líder del PP, Pablo Casado, exigió al Gobierno que “no tolere” ningún “acto de ultraje, humillación o rechazo” al Rey en los actos por los atentados del 17-A, y calificó de “canallada tremenda” que los políticos presos “pongan en duda” a las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado. También desde el PP, la portavoz en el Congreso, Dolors Montserrat, negó que el Gobierno de Mariano Rajoy desatendiera a las víctimas del 17-A.

Mientras, el presidente de la Generalitat, Quim Torra, afirmó ayer que quieren rendir homenaje a las víctimas en Barcelona, y ante la prisión de Lledoners a “todos los servidores públicos” que el día de los atentados prestaron su ayuda en diferentes frentes. Torra realizó estas declaraciones durante su participación en Ripoll (Girona) de un acto en favor de la convivencia, ya que en esta localidad residían los terroristas del 17-A, incluido el imán Abdelbaki Es Satty, promotor de los atentados.

En esta línea, el vicepresidente del Govern, Pere Aragonès, destacó, en un acto en la localidad de Alcanar, el papel del exconseller de Interior Joaquim Forn y del mayor Josep Lluís Trapero tras los atentados. Durante este acto, Aragonés y varios consellersposaron junto a un lazo amarillo de grandes dimensiones.

Es necesarios estar conectado para escribir un comentario Conectar