Un arao común, recuperado tras la catástofe del “Prestige”

 

Un ejemplar de arao común localizado en las Islas Cíes desorientado y con síntomas de desnutrición fue liberado después de ser atendido y tratado con éxito en el Centro de Recuperación de Fauna Silvestre de Cotorredondo, dependiente de la Consellería de Medio Ambiente. Se trata de una actuación en defensa del ave desde la catástrofe del “Prestige” en noviembre de 2002, hace 16 años.

Personal del Parque Nacional de las Islas Atlánticas encontró al animal a finales de julio a las afueras del Lago dos Nenos, en las Islas Cíes. Tras dar aviso a la consellería, agentes medioambientales capturaron al arao malherido y lo trasladaron de inmediato a las instalaciones de Cotorredondo, que cuentan con una unidad de cuidados intensivos, una sala de exploración y quirófano, laboratorio y piscinas para aves marinas.

Durante 12 días, el ejemplar estuvo atendido y recibió tratamiento por parte de los especialistas del centro de recuperación. Y una vez comprobado que su estado de salud era bueno, se decidió proceder a su suelta en la misma zona en la que había sido localizado.

La liberación fue realizada por Juan Carlos Heaton, uno de los responsables del Servicio Nacional de Áreas Protegidas de Perú, quien contó durante lo operativo con el apoyo de técnicos del Parque Nacional de las Islas Atlánticas y de algunos de los participantes en el Campo de Trabajo Internacional que organiza la Xunta de Galicia en Cíes.

Al igual que todas las aves que son atendidas y tratadas en un centro de recuperación, antes de su suelta se procedió a marcar al animal mediante la colocación de un anillo metálico en una pata. Este distintivo permite identificar de forma inequívoca a cada ejemplar y hacerle un seguimiento a lo largo de su vida.

Estos dispositivos de identificación resultan muy útiles para la comunidad científica, ya que son una importante fuente de información sobre aspectos tales como los movimientos migratorios de las aves, las tasas de mortalidad o la morfología de ciertas especies, datos a partir de los cuales se pueden desarrollar estudios o planificar y diseñar políticas para su conservación y gestión.

 

 

ÚNICAS PAREJAS REPRODUCTORAS

 

Los araos son aves marinas pertenecientes a la familia de los álcidos que se distribuyen por la costa atlántica del norte de Europa. En el caso de Galicia, es frecuente verlos durante el invierno en la plataforma costera frente a las Rías Baixas, donde se trasladan miles de parejas para hibernar. De hecho, los araos pasan todos los años por el Parque Nacional, desde donde pueden observarse posados en el mar, formando pequeñas bandadas.

Las dos únicas parejas de arao que anidan y se reproducen en España en la actualidad están en Galicia, concretamente en el islote Vilán de Fóra, en Camariñas. Sin embargo, esta especie fue la ave marina más numerosa de nuestra comunidad hasta mediados del siglo XX, con miles de ejemplares repartidos entre las distintas islas de la costa gallega.

Existen datos que corroboran la presencia de colonias muy numerosas en Cíes y en Ons, donde desapareció contra el año 1975. En el caso de las Islas Cíes, el último intento de cría de arao fecha de 1989.

Los expertos apuntan como hipótesis principal para explicar la progresiva desaparición de esta ave en la Península Ibérica, la introducción de las redes sintéticas, aproximadamente hacia mitad de la década de los 60.

 

 

 

ARAO COMÚN

 

El arao común (Uria aalge) es una especie de ave caradriforme de la familia Alcidae nativa de Europa.

Junto con la gaviota tridáctila (Rissa tridactyla), domina las colonias marinas en los acantilados en verano. Nada frente a la costa en grandes masas bajo los acantilados. Frente a los promontorios suelen ser vistos volando bajo y rápido.

En invierno, no obstante, aparecen en tierra sólo durante o después de los vendavales. Al sur de su ámbito son bastante pardos y se distinguen con facilidad del alca común (Alca torda); los norteños son más negros.

 

 

 

 

DESASTRE DEL PRESTIGE

 

Su distribución es circumpolar, en el norte de los océanos Atlántico y Pacífico,1. Es escaso en las costas en invierno. Anida en las costas rocosas de Islandia, Escandinavia, Gran Bretaña, Irlanda y Portugal.

En Malpica de Bergantiños, gALICIAantes del desastre del Prestige se contaban las últimas tres parejas conocidas, tras una población precedente ya escasa y en declive paulatino. Eso impide afirmar que desaparecieran por la catástrofe, pero no volvieron a anidar, perdiendo el estatus de nidificante en la península, aunque su paso migratorio sigue incluyendo el noroeste español.

 

 

Es necesarios estar conectado para escribir un comentario Conectar