Administradora efímera

​Es norma de general aceptación el que las presidencias en funciones de instituciones y organismos varios se limiten a atender los asuntos de ordinaria administración sin entrar en decisiones estratégicas de alcance mayor.

​Con los Gobiernos sucede lo mismo. Y en este sentido la ley de turno, que viene a desarrollar el artículo 101 de la Constitución, determina taxativamente que el Gobierno en funciones limitará su tarea al despacho ordinario de los asuntos públicos absteniéndose de adoptar cualesquiera otras medidas.

Ya sé que el nombramiento de Rosa María Mateo (RMM), 76 años, como administradora provisional única de RTVE lo ha sido a todos los efectos y con plenos poderes ejecutivos. Pero cabía esperar que, como uso y costumbre que es, se habría de ceñir a la gestión ordinaria del ente público. Pero no. La en otro tiempo musa de la Transición y acreditada presentadora de “Informe Semanal”, en plena sintonía con Pedro Sánchez y sus variopintos socios ha entrado en Prado del Rey un poco como elefante en cacharrería.

Le ha dado igual que su mandato vaya a ser de unos tres meses, porque ya está más que en marcha el procedimiento legal establecido para la renovación de la cúpula directiva de RTVE. En el desmedido acto de su toma de posesión, con toda una vicepresidenta del Gobierno y tres ministras como testigos, la veterana periodista dijo que alentaba un sueño: conseguir una televisión pública plural e independiente.
No se sabe si habida cuenta de lo efímero de su mandato, más que de sueño se tratará de una cabezada. Y se desconoce también qué les podrá quedar por hacer a los que dentro de poco lleguen con un mandato de seis años en la mano, fruto del irregular golpe que supuso el decreto-ley de 22 de junio. ¿Volverán a renombrar a altos cargos o tendrán que apechugar con los que la administradora provisional les haya dejado? ¿O ya estará todo pactado con el candidato in pectore del Gobierno a nuevo director general, que seguro lo tiene?

En fin: lo cierto es que, como muy bien se sabe, nada más poner pie en Prado del Rey RMM destituyó al jefe de Informativos, cabeza de turco de la supuesta manipulación que en beneficio del PP allí se practicaría. Y lo celebraron por todo lo alto porque de lo que se trataba era de echar al PP y eso lo habían conseguido.

Con todo, hablo de supuesta manipulación porque, que uno haya visto, en los grandes espacios de opinión por allí han pasado día tras día todos y cada uno de los grupos políticos, acaparando casi en exclusiva los tiempos a ello dedicados.

De todas formas, habrá que ver cómo lleva a cabo su sueño o cabezada, porque lo hará, según ha dejado entrever, muy en seguimiento con lo urgido por el Consejo de Informativos, cuya parcialidad y escora hacia la izquierda viene siendo desde tiempo atrás pública y notoria.
Y lo hace así porque, según dijo, pretende también volver a colocar a TVE como referencia informativa. No debe de haber advertido la efímera administradora que la cadena pública ya lo es así. De hecho y de acuerdo con los índices de audiencia los Informativos de la televisión pública estatal vienen siendo desde hace meses los más vistos (en versión simulcast; esto es, La 1 más 24H). Muy al día en este sentido no se la ha visto.

Es necesarios estar conectado para escribir un comentario Conectar