Piratas del aire

Empezar o concluir unas vacaciones viajando desde la Lombardía hasta Galicia en autobús de una atacada no es una aventura, ni un ejemplo de paciencia infinita, ni un ejercicio de conformismo. Es un mal sueño, una pesadilla decretada por la codicia empresarial de unos tipos que utilizan las estrategias de negocio con los mismos criterios que los señores feudales empleaban para explotar los bienes productivos en el medievo. Dueños de la tierra, de la espada, del caballo y de la moneda, el mundo se había organizado para alcanzar su gloria personal.

Igual deben pensar esas docenas de grandes empresarios de la especulación consumista, a las que nos venimos sometiendo sin otro criterio que el disfrute del bajo coste. Los usuarios de la línea de Rayanair Bérgamo-Vigo, por mor de la huelga de tripulantes de cabinas, se vieron obligados a regresar desde el norte de Italia en autobús, sin otras previsiones y comodidades que unas paradas para comer. Probablemente hayan pagado a precio de vuelo el desplazamiento por tierra y deberán agradecer la diligencia de la compañía para proporcionarles el regreso al que estaban obligados. Un abuso contra el cual, para ser indemnizados, deberán pleitear y estar dispuestos a perder la causa. Que será lo que acontezca.

Esta rocambolesca situación se ha generado como consecuencia de una justa reivindicación del personal, contratado por la compañía Ryanair siguiendo las normativas irlandesas y no las españolas, como debería acontecer con cualquier plantilla que tiene su residencia en nuestro país. Un sistema que revela, una vez más, la falta de control y la desidia que las autoridades ejercen sobre las multinacionales o, como es el caso, sobre las transnacionales con capacidad para jugar al escondite con cualquier normativa que les perjudique en sus intereses o, simplemente, que no les beneficie.

Es necesarios estar conectado para escribir un comentario Conectar