Los inmigrantes del “Aquarius” llegan a Valencia

Tras ocho días de navegación, los tres barcos que trasladaban a los 629 inmigrantes rescatados por el buque “Aquarius” en el Mediterráneo central llegaron a Valencia, donde se procedió a un desembarco que duró desde las siete de la mañana a las cinco de la tarde. El primer barco en arribar fue el Dattilo, con 274 personas a bordo, seguido del Aquarius, que trasladaba a 106 migrantes, entre ellos los considerados más vulnerables. El Orione de la Marina Militar italiana, con 250 personas a bordo, fue el último barco en atracar. Las más de 2.300 personas que formaban el equipo de recepción procedieron durante diez horas a las labores de asistencia, identificación y traslado, operación que se produjo sin incidentes.

Según fuentes de la Cruz Roja un total 317 personas recibieron asistencia sanitaria y 200 de ellas precisaron atención médica especializada. De ellas, 144 fueron desviadas a centros hospitalarios, aunque solo 5 ó 6 quedaron ingresadas. Los inmigrantes cuentan ahora con un permiso extraordinario de 45 días de estancia en España para regularizar su situación y con la promesa realizada por Francia de acoger a quienes quieran ir a ese país. Los 630 extranjeros proceden de 31 países, la mayoría africanos, de Sudán, Argelia, Eritrea y Nigeria, y una representación minoritaria de países asiáticos, como Afganistán y Pakistán. Según destaca ABC, de los 157 pasajeros que completaron los trámites de acogida ayer, 87 pidieron refugio en España y 70 en Francia, acogiéndose a la oferta de Macron

LABOR DE VOLUNTARIOS

A lo largo del día, el ministro de Fomento, José Luis Ábalos, y la ministra de Sanidad, Carmen Montón, visitaron el puesto de mando avanzado ubicado en el puerto de Valencia. El titular de Fomento elogió en las redes sociales la labor de los servicios de emergencias y agradeció la labor de médicos, voluntarios, fuerzas de seguridad, ONG y todos los equipos que participaron en las labores de acogida. Según Reyes Maroto, ministra de Industria, lo fundamental ahora es determinar de manera individualizada la situación legal de cada uno de los migrantes. “Lo más importante ahora es acogerles y sobre todo saber en la situación en la que están. En cuanto a la ilegalidad o no, se les derivará allí donde establezca la ley”.

En cuanto a las reacciones políticas de la oposición, la portavoz del PP Andrea Levy subrayó ayer que “por encima de la solidad de los españoles, están los hechos”. “El problema migratorio no se va a solucionar sólo con gestos humanitarios sino que debe solucionarse con una política compartida por toda la Unión Europea y, desde luego, con cooperación con los países de origen”, señaló la dirigente popular.

Desde Ciudadanos, Inés Arrimadas indicó que la acogida del Aquarius era una cuestión humanitaria, pero le piden al Ejecutivo que aclare cuáles serán sus pasos en política migratoria. “Tenemos a centenares de personas que no sólo van a llegar en el Aquarius sino que van a llegar a nuestras costas cada día y, por lo tanto, necesitamos una política seria, de consenso, y queremos que el Gobierno nos lo explique”, indicó.

Desde su cuenta de Twitter, Íñigo Errejón señaló que mientras la xenofobia y la barbarie se extienden por Europa, “vivir en un país que mantiene firme su compromiso con la vida es el mayor motivo de orgullo”.

Es necesarios estar conectado para escribir un comentario Conectar