Prensa del día:Los independentistas deben buscar otro candidato

EL INDEPENDENTISMO DEBERÍA BUSCAR OTRO CANDIDATO

Entretenido en su juego de burlar la ley, Carles Puigdemont quiere mantener su pulso al Estado y mantener su candidatura a la presidencia de Cataluña, pese al fallo del Tribunal Constitucional que se lo impide si no está presente mañana en el pleno de investidura. No es descabellado pensar que el presidente del Parlament, Roger Torrent, opte por retrasar el pleno para ganar otros 10 días. Pero Roger y sus acólitos deberían tener en cuenta que la ley ha actuado en defensa de la democracia española y que seguir el ejemplo de su predecesora en el cargo, Carme Forcadell, experta en saltarse las leyes, sería una estrategia suicida que podría llevarles a prisión. Los líderes independentistas deberían dejar de mirarse en el ombligo del fracasado procésy ponerse de acuerdo para buscar un candidato que esté libre de sospecha y pueda dedicarse a gobernar Cataluña dentro de la legalidad.

EL MUNDO 3 Editorial

PUIGDEMONT, ENTREGARSE O DAR PASO A OTRO CANDIDATO

La inteligente decisión del Tribunal Constitucional de suspender el pleno de investidura de Carles Puigdemont si este no comparece en el Parlament ha llevado al expresidente catalán a sacar bandera blanca. El expresidente fugado se resigna ahora ante la imposibilidad de seguir eludiendo el rigor de la Justicia y el agotamiento del plazo para ser investido presidente de la Generalitat. Aunque los suyos cierren filas en torno a su persona, nadie en el nacionalismo separatista duda de que Puigdemont es un lastre que solo tiene dos opciones si quiere evitar otras elecciones de incierto resultado para su objetivo separatista: entregarse a la Justicia para alimentar una ínfima opción de comparecer en el pleno de investidura o ceder el paso a otro candidato sin las limitaciones propias de un prófugo.

ABC 4 Editorial

CATALUÑA TIENE QUE PASAR PÁGINA SIN PUIGDEMONT

Una vez que el Tribunal Constitucional ha clausurado el esperpento de la candidatura telemática de Carles Puigdemont, se abren sólo dos opciones al presidente del Parlament, Roger Torrent: proponer otro candidato o forzar la repetición de las elecciones. Que un representante de lo más rancio del separatismo, como es Joan Tardà, haya reconocido la necesidad de sacrificar a Puigdemont, debería servir de orientación a Torrent sobre cuál es la mejor de las dos opciones. El TC ha trasladado a los nacionalistas la responsabilidad de dar salida al embrollo político que ellos mismos crearon. Cataluña necesita salir de una vez del pantano político y social en el que la ha metido el separatismo y la mejor manera, tal vez la única, sea que los nacionalistas acaten sin ambages la Constitución y el Estatuto y pasen página. Ya sin Puigdemont, claro.

LA RAZÓN 3 Editorial

LA OBSTINACIÓN DE PUIGDEMONT PERJUDICA A CATALUÑA

La obstinación de Carles Puigdemont por ser elegido presidente de la Generalitat, pese a las decisiones judiciales que lo impiden, puede resultar letal para los intereses de los catalanes. Es el momento, pues, de que alguien dentro del independentismo tome la iniciativa para anteponer los intereses del país a los de un movimiento político, por más que tenga un amplio apoyo popular. Y ese papel solo puede jugarlo Esquerra. Uno de sus nuevos valores, el flamante presidente del Parlament, Roger Torrent, le dejó bien claro al candidato Puigdemont que Cataluña necesita un presidenty un gobierno efectivos desde el minuto cero. Y eso solo se puede lograr si vuelve o si se abandonan las aventuras telemáticas y se busca un candidato alternativo. Y se acaba con la excepcionalidad.

EL PERIÓDICO 6 Editorial

PUIGDEMONT PUEDE EVITAR QUE SE REPITAN LAS ELECCIONES

El auto del Tribunal Constitucional, aunque pospone su decisión sobre el recurso presentado por el Gobierno, ha dado a éste lo que quería: la imposibilidad de que Carles Puigdemont pueda ser investido presidente de la Generalitat. Con el bloqueo de la candidatura de Puigdemont se hace casi imposible que arranque la legislatura en Cataluña, a no ser que se busque otro candidato. Descartado Puigdemont, la única esperanza para que no haya nuevas elecciones, es que otro candidato acepte la vía constitucional y, a la vez, tenga el apoyo de la CUP, dos premisas hoy por hoy excluyentes.

EL ECONOMISTA 3 Editorial

Es necesarios estar conectado para escribir un comentario Conectar