La peculiar “moralina” de Facebook

Una de las más curiosas particularidades de Facebook, concebido como un foro de intercambio y libre expresión y comunicación entre las gentes de todo el mundo, es su peculiar moralina y el modo como la impone. Me refiero a las razones por las que aplica el bloqueo por un tiempo de un usuario, bajo la denuncia de un tercero, sin posibilidad real de descargo, con respecto a lo que denomina “las políticas de Facebook”. Lo más increíble es que, dentro de esas políticas, se considera sancionable subir o recoger informaciones comunes sobre hechos de actualidad que circulan libremente por la red, fotos sociales, Internet en general, diarios y revistas digitales o impresas. Dentro de esa imprecisa categoría se encuentra la reproducción de todo tipo de desnudos, sin tener en cuenta otra cosa.

Yo mismo y otros periodistas que nos asomamos a Facebook hemos sufrido esta sanción (en mi caso, ya tres veces) por motivos realmente insólitos. Aunque este foro dice, al bloquearte por haber vulnerado sus políticas puedes recurrir o informar de que se trata de un error, no sirve para nada. Cuando un usuario denuncia a otro, el bloqueo es inmediato, y como el propio Facebook reconoce no se comprueban las alegaciones del afectado salvo de modo aleatorio y no específico.

Y ello lo prueba este mensaje que recibimos cuando eres bloqueado y tratas de defenderte:“Para proteger Facebook, en ocasiones bloqueamos algunos contenidos y acciones. Si crees que hemos cometido un error, infórmanos. Aunque no podemos revisar individualmente todas las denuncias, los comentarios que envíes nos ayudan a mejorar la seguridad de Facebook. Por favor, explícanos por qué crees que es un error. Gracias por enviarnos una denuncia”.
Como se ve potencia la figura del denunciante o delator, cosa que puede ser cualquiera que no esté de acuerdo con lo que pone otro. Pero creo que nada puedes demostrar mejor poner los propios ejemplos de mi experiencia en este sentido.

Hace unos días reproduje para comentarla la información aparecida en un medio digital, donde se narraba la biografía de Diana J. Torres, quien se define a sí misma como “activista y pornoterrorista” y es conocida por ser una de las protagonistas del vídeo ‘Ciutat Morta’, dedicado al antisistema chileno, Rodrigo Lanza, detenido como homicida de un hombre de 55 años en Zaragoza y que anteriormente fue condenado por dejar tetrapléjico a un policía urbano de Barcelona, durante el desalojo de un local “ocupado”. La película trata de demostrar los fallos en el proceso judicial, ha vuelto a ser noticia debido a la reciente detención de Lanza, por ser el homicida de Víctor Láinez en Zaragoza.

La tal Diana J. Torres Torres es una activista del posporno y ha publicado dos libros, “Coño Potens” y “Pornoterrorismo”, donde evacúa una serie de reflexiones sobre lo que llama sexualidad abierta.  En el documental, Torres defiende a su novia de Patricia Heras, quien quitó la vida tras ser –según la versión de la película– injustamente relacionada con los agresores cuando unos agentes de la Guardia Urbana la vieron en el Hospital del Mar. Su estética, similar a la del movimiento okupa, y sus heridas producidas por una caída en bici serían toda la base para que los agentes la vincularan con los altercados de esa noche. La tal Diana dice, al respecto cosas como ésta: “El madero que quedó como geranio me la suda”. ¿Por qué a mí, bollera, clase obrera, debería importarme lo más mínimo la vida de un policía del Opus Dei? Ojalá ninguno de ellos existiera ni hubiera existido jamás”.

Mi delito fue hacerme eco de esta información y reproducir la foto de la presentación del libro “pornoterrorismo”, donde aparece su autora en un escenario exponiendo sus ideas y que circula libremente por la red y está en los medios. Pero alguien me denunció y sin posible defensa, me impusieron automáticamente un mes de bloqueo. En todos estos casos, al margen de la información propiamente dicha, fui denunciado por alguien y bloqueado en Facebook por “subir desnudos”- Sin ni siquiera comprobar si se trata de eso o de recoger o comentar una información. Recurrí y expliqué el contenido, pero en Facebook los recursos no se examinan, como ellos mismos reconocen. Se hace caso al delator y se bloquea al denunciado sin más.

Es necesarios estar conectado para escribir un comentario Conectar