Puigdemont quiere volver a Cataluña como presidente

El expresidente de la Generalitat Carles Puigdemont dijo en una videoconferencia en la localidad francesa de Montpellier que quiere “volver con toda la seguridad y legitimidad a Cataluña como presidente escogido por el Parlament”. Puigdemont planteó si “la Europa del siglo XXI” puede permitir que no sea investido presidente. Reivindicó que las elecciones del 21 de diciembre han dejado “una nueva mayoría a favor de la independencia y un Parlament republicano”, pese a las dificultades que, según él, ha puesto el Estado.

Por último, defendió que la solución a la situación entre Cataluña y el resto del Estado llegará por “reconocer que hay un problema político” y a través de la negociación y el diálogo, y no de los tribunales. Al respecto, puso el ejemplo de Córcega para una negociación con el Gobierno.

Carles Puigdemont y Oriol Junqueras presentaron ayer las credenciales en el Parlament como diputados de la próxima legislatura, a poco más de una semana de que se constituya la Cámara, el 17 de enero.

Los grupos continúan los contactos para la constitución de la Mesa del Parlament, como el que ayer mantuvieron Ciudadanos y Catalunya en Comù-Podem. Tras el encuentro, el portavoz de la formación naranja, Carlos Carrizosa, dijo que su grupo tras el “portazo de Podemos” ve “cerrada definitivamente” la posibilidad de presidir el Parlament y de que su candidata, Inés Arrimadas, pueda ser investida presidenta de la Generalitat. Por su parte, la número dos de la candidatura de los comunes, Elisenda Alamany, reivindicó que su grupo pueda estar en la Mesa del Parlament, y criticó el “teatrillo” de Ciudadanos, ya que no cuenta con mayoría para presidirla.

Mientras, el Parlament ha recurrido al Tribunal Constitucional la activación del artículo 155 al entender que vulneró el principio de participación política y se aplicó de forma “desproporcionada”, ante una “mera declaración retórica” del expresidente catalán Carles Puigdemont.

En otro orden de cosas, la preocupación por el procés ha caído doce puntos desde el 1-O, según reflejan los datos del barómetro de diciembre del Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS). La independencia de Cataluña se colocó como segundo problema del país, según los encuestados en el barómetro de octubre, con un 29%. Tras la aplicación del artículo 155 de la Constitución y la convocatoria de elecciones se situó en el cuarto lugar en noviembre con el 24,6%. En el último mes la caída ha sido de ocho puntos, hasta el 16,7%, siendo la quinta preocupación de los encuestados.

Es necesarios estar conectado para escribir un comentario Conectar