Galicia 24 Horas

Un total de 231 centros educativos ponen en marcha clubes de lectura para este curso

Un total de 231 centros educativos de ESO, bachillerato, FP o enseñanzas de régimen especial pondrán en marcha este curso los clubes de lectura, espacios de dinamización a favor de la lectura que, además, favorecen también el aprendizaje de competencias clave. La Consellería de Cultura, Educación y Ordenación Universitaria acaba de publicar la resolución por la que se conceden ayudas para sufragar los gastos derivados del desarrollo de actividades previstas para el club de lectura, fundamentalmente aquellos que tienen que ver con la adquisición de libros, que posteriormente pasarán a formar parte de los fondos de la biblioteca escolar. Para esta acción de fomento del hábito lector entre toda la comunidad educativa, la Consellería destinó 215.000 euros.

Por provincias, desarrollarán clubes de lectura un total de 100 centros de A Coruña, 32 de Lugo, 22 de Ourense y 77 de Pontevedra. La previsión es que participen más de 12.000 lectoras y lectores. Los centros beneficiados pueden consultarse en el siguiente enlace: http://www.edu.xunta.gal/portal/node/23951.

A la hora de realizar las asignaciones a los centros se valoraron las iniciativas destinadas a impulsar la lectura de textos en lengua gallega y que buscan contribuir a un mayor vínculo de las jóvenes con la lengua y la literatura gallegas. Asimismo, se primaron las que fomentan la participación en los grupos de lectura de varones, con el fin de contrarrestar los estereotipos de género en esta materia. Asimismo, se valoraron de forma especial las propuestas que impulsen la participación del alumnado con necesidades específicas de apoyo educativo.

 

ESPACIOS DE CONVIVENCIA

Los clubes de lectura funcionan como grupos de dinamización a favor de la lectura en las comunidades educativas y como ámbitos de aprendizaje de competencias clave para la vida. Al mismo tiempo, al implicar la diferentes miembros de la comunidad, son espacios para la convivencia y la educación ciudadana, al mismo tiempo que son útiles para incorporar a la lectura a jóvenes que presentan poco interés por este hábito. Asimismo, también ayudan a mejorar la autoestima y las habilidades sociales y de lectura del alumnado con dificultades específicas de aprendizaje.

Por otra parte, en estas reuniones suelen introducirse las tecnologías de la comunicación y la lectura digital, así como las relaciones con otros clubes, con bibliotecas públicas o con entidades culturales del entorno más próximo.

El Plan LÍA 2016-2020 de bibliotecas escolares contempla como ámbitos de actuación para este período varios desafíos, entre ellos el denominado Más y mejores experiencias lectoras, que recoge entre sus medidas a continuidad de la convocatoria de los clubes de lectura, así como el diseño y puesta en marcha de iniciativas destinadas a promover la lectura entre los denominados grupos de riesgo (adolescentes y varones, fundamentalmente), así como entre el alumnado con necesidades específicas de apoyo educativo.