Las apariciones de Fátima

Después de un largo viaje al sur me desperté algo obnubilado, puse el aparato de radio y conecté alguna de esas cadenas extrañas que no salen en las estadísticas del EGM. Arrastrando los pies y gastando zapatillas llegué a la cocina y preparé la cafetera, miré por la ventana y me saludó el rocío de la madrugada. El reloj marcaba las cuatro y diez. Mi hora de descubrir el mundo con calma. Sin embargo esta mañana fueron las palabras y la voz emitida por la emisora el motivo de mi salto mortal a la realidad. Volvía a estar ante una aparición de Fátima.

A la ministra de Empleo le habían concedido tiempo y lugar para hablar en una tribuna. Siguiendo los datos transmitidos por la responsable de proteger el trabajo y a los trabajadores, inmediatamente pensé que a Fátima Báñez probablemente se le hubiera aparecido su Virgen del Rocío aunque no estemos en tiempo de Pentecostés.

De ser así la Señora de Almonte le habría transmitido una serie de mensajes. El primero anunciaría que en 2022 el mercado laboral español alcanzará el 70% de la ocupación. Naturalmente la ministra pastorcita no anunció cuál será entonces el número global de individuos en edad de trabajar, en qué situación estará la pirámide vital, ni cuánta mano de obra habrá hecho uso de la movilidad para trabajar en otros países.

El segundo mensaje secreto recibido sería más contundente. Para alcanzar el objetivo del primero no deberemos derogar ninguna de las reformas realizadas por el rodillo del PP. Es decir, hay que perseverar sin propósito de enmienda en la tarea de aumentar la herida social, fomentando el crecimiento de las grandes fortunas y precarizando la vida de los trabajadores, pensionistas y jóvenes sin empleo.

El tercer mensaje recibido, por la devota ministra, llevaría a poner en valor una extraña teoría mediante la cual sabremos que por cada dos empleos reales destruidos se están creando cinco en la economía digital. Quienes, como yo, aún no somos capaces de palpar ese mundo virtual, donde el valor se mide en datos poseídos, ofertados, vendidos o robados, tenemos muy difícil cuantificar la realidad de ese gran logro laboral.

El cuarto mensaje desvelado anuncia la necesidad de mantener la estabilidad política y la seguridad jurídica. Esto es, continuar sin miedo por la senda del voto útil conservador y acotar o manipular los independientes engranajes del Poder judicial. Diáfano.

El quinto no podía ser otro que los desafíos. Báñez, o la deidad, los situó en tres cuestiones tan claras que no necesitan explicación: la globalización, la digitalización y la demografía. Más uniformidad, como en “Un mundo feliz”, más control informático y menos gente. Futuro perfecto.

El sexto mensaje aún no he podido descifrarlo. Dijo que nuestra salvación vendrá de la mano de la Economía del Talento. La cafetera derramó el café y me puso la vitro hecha unos zorros. Con las apariciones de Fátima y sus milagros siempre me pasa lo mismo.

Es necesarios estar conectado para escribir un comentario Conectar