Oportunidad para el monte

Núñez Feijoo sorprendió a muchos cuando, en su comparecencia ante el Parlamento gallego tras la terrorífica ola de incendios de octubre, no se limitó a proponer medidas específicas para la lucha contra el fuego -que también lo hizo, como el mando único para todos los servicios de emergencias, por citar solo una-, sino que esbozó un plan con actuaciones encaminadas a revertir el abandono del monte. En el paquete de 30 medidas figuran la incorporación al banco de tierras de parcelas de propietario desconocido o de montes vecinales abandonados, movilización de tierras abandonadas, más limitaciones en la franja de 50 metros en torno a edificaciones, planes de ordenación o avanzar en la reestructuración parcelaria. Desde sectores de la oposición subrayaron que supone un giro en las políticas de la Xunta y destacaron el retorno a pilares de la actuación de Suárez Canal como conselleiro de Agricultura del bipartito. Profesores universitarios especializados demandaron en los últimos días un debate público sereno y profundo que produzca un cambio de rumbo en las políticas territoriales, especialmente en el ámbito ambiental, forestal y agroganadero. Citaban, entre otros objetivos, la ordenación del sector forestal, cumplir lo establecido en materia de distancias o un mayor protagonismo de los trabajos de prevención.

Si la sociedad hace tiempo que lo demanda, si los expertos lo señalan una vez más, si el propio presidente de la Xunta se muestra dispuesto a abordarlo, y si la oposición cumple su papel de controlar la acción de gobierno y ha demandado reiteradamente este cambio de rumbo, no hay excusa para que no se aborde de una vez y en serio un problema tantas veces aplazado y que tiene una incidencia muy directa en el desarrollo económico y en la despoblación de Galicia.

Es necesarios estar conectado para escribir un comentario Conectar