Puigdemont no convoca elecciones y traslada al Parlament la respuesta al 155

El presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, aseguró  que no hay ninguna garantía que justifique la convocatoria de unas elecciones en Cataluña y que corresponde ahora al Parlament la respuesta a la aplicación del artículo 155 de la Constitución. En una comparecencia desde el Palau de la Generalitat, explicó que por la mañana había considerado “la posibilidad de convocar unas elecciones” en un intento de “agotar todas las vías para encontrar una solución dialogada y pactada”, siempre y cuando “se diesen una garantías que permitiesen celebrarlas con normalidad”, y explicó que su “deber” era intentar evitar “el impacto” sobre las instituciones de la aplicación del 155.

“Es una aplicación fuera de la ley, abusiva e injusta, que busca erradicar no sólo el soberanismo sino toda la tradición del catalanismo que nos ha llevado hasta aquí”, dijo, y lamentó que el Gobierno central no haya dado una “respuesta responsable” a su ofrecimiento y haya “aprovechado esta opción para añadir tensión en un momento en que lo que hace falta es máxima distensión y diálogo”. Puigdemont dijo que “corresponde al Parlament proceder con lo que la mayoría parlamentaria determine en relación a las consecuencias de la aplicación del 155 contra Cataluña”.

El presidente catalán argumentó que “nadie podrá decir” que no ha estado dispuesto a “sacrificios para garantizar que se pondrían todas las facilidades al diálogo”. “Una vez más comprobamos, con mucha decepción, que la responsabilidad sólo nos es exigida y presionada a unos, y a otros se les permite su absoluta irresponsabilidad”, añadió.

Puigdemont retrasó varias veces su comparecencia tras las presiones recibidas para que declarase la independencia. El president trabajaba desde la noche del miércoles en una propuesta de convocatoria de elecciones con ciertas condiciones para frenar el 155, y así lo expuso en la reunión que mantuvo por la mañana con el Govern y su grupo parlamentario. Tras esta reunión, ERC convocó a su ejecutiva y anunció que abandonaría el Govern si se convocaban los comicios, los diputados del PDECat Albert Batalla y Jordi Cuminal anunciaron su renuncia y la baja del partido y la CUP exigió declarar la independencia sin dilaciones. En las negociaciones para buscar una solución participaron el líder del PSC, Miquel Iceta, y el lehendakari, Íñigo Urkullu, que trataron de mediar, según los diarios, entre los Ejecutivos central y catalán. Finalmente, Puigdemont compareció por la tarde y optó por no convocar las elecciones. Los diarios califican la jornada de “surrealista”, “esperpéntica”, “frenética” o “caótica”.

 

Es necesarios estar conectado para escribir un comentario Conectar