La Guardia Civil desarticula en A Coruña una banda de robos en domicilios

El Grupo de Patrimonio de la UOPJ de la Guardia Civil de A Coruña desarticula una banda violenta que se dedicaba a robar en domicilios cuando sus moradores estaban en el interior, procediendo a la detención de cinco de los autores. No se descarta que en las próximas horas se realicen más detenciones.

Los hechos se remontan a principios del pasado mes de junio del año en curso cuando la Guardia Civil tuvo conocimiento de dos robos con violencia en sendos domicilios de Carral y Oleiros. En ambos caso coincidió la participación de un grupo organizado compuesto por al menos cuatro personas, los cuales utilizaban vestimenta oscura, ocultación de los rostros con pasamontañas y el empleo de armas para intimidar, amenazar e incluso agredir a sus víctimas.

Por todo ello, se inició una complicada investigación de la que se pudo averiguar que estos individuos habían seguido el mismo modus operandi para robar en otra casa de Mesoiro, A Coruña, por lo que también se les inculpa. Así pues, tres meses después se logró averiguar la identidad de los autores, los cuales mantenían una relación amistosa.

Finalmente se pudo detener a cinco personas con edades comprendidas entre los 22 y 42 años, vecinos de A Coruña, Temple y Sada por su implicación en los hechos, tras haberse registrado los domicilios de tres de ellos y un taller en la localidad de Cambre, lo cual permitió intervenir un gran número de efectos provenientes de los robos que se les imputan, así como las armas utilizadas, con lo que se confirma la participación directa.

Siguiendo la misma línea de investigación, se averiguó que además de estos hechos los detenidos se dedicaban al tráfico de drogas, tras haberse encontrado en uno de los registros distintas cantidades de marihuana, 3,5 grs de cocaína, 350 grs de una sustancia blanca destintada al corte de sustancias estupefacientes y elementos destinados a la distribución de estas drogas, como pudieron ser balanzas de precisión, prensa o bolsas de plástico cortadas a modo de formar otras pequeñas bolsitas para almacenar dosis individuales. También se ha podido recuperar un vehículo sustraído.

Los ahora detenidos utilizaban la fuerza para acceder a las viviendas, procediendo posteriormente a maniatar o amordazar a las víctimas, llegando a utilizar en algunas ocasiones armas de fuego simuladas, pistola táser, cuchillos de grandes dimensiones o la fuerza física. Tal era la crueldad con la que intimidaban a sus victimas para que les indicara donde estaban los efectos de valor, que en una ocasión aprovecharon que el dueño de la vivienda había salido para encararse en su interior con la mujer y el hijo pequeño de tan solo 8 años, a quienes no dudaron en maniatar y amordazar, creando una situación de indefensión total. En otra ocasión se ensañaron a golpes con un chico, llegando a dejarle el rostro totalmente amoratado e incluso a una joven llegaron a aplicarle una descarga con la pistola táser.

La investigación fue dirigida por el Juzgado de Instrucción núm. 3 de A Coruña.

Es necesarios estar conectado para escribir un comentario Conectar