Galicia reduce su deuda pública y ya es la cuarta comunidad menos endeudada