La policía belga advirtió a los Mossos sobre el imán de Ripoll

La policía de Vilvoorde (Bélgica) alertó hace 17 meses a un mando de los Mossos d’Esquadra sobre Abdelbaki Es Satty, imán de Ripoll y cerebro de la célula terrorista de los atentados de Barcelona y Cambrils. En concreto, la policía belga quería conocer si Es Satty tenía vínculos con el terrorismo. Los Mossos contestaron que no tenían datos o indicios sobre la radicalización del imán, si bien explicaron que otra persona con el mismo apellido había sido investigada por sus vínculos yihadistas en otra operación.

El Departamento de Interior de la Generalitat explicó ayer que no se trató de un contacto oficial, sino producto de la amistad que había entre el agente de los Mossos que firmó la repuesta y el policía de Vilboorde. Ambos se habían conocido en unas jornadas internacionales sobre lucha contra el terrorismo. EL PAÍS desvela que el agente español era Daniel Canals, jefe de la Unidad de Análisis Estratégicos de la Comisaría General de Información de los Mossos d’Esquadra.

El ministro del Interior, Juan Ignacio Zoido, dijo ayer que ni la Guardia Civil ni la Policía Nacional habían recibido ninguna notificación de las autoridades belgas.

Fuentes antiterroristas han asegurado a la agencia EFE que el imán de Ripoll fue sometido a un seguimiento durante su estancia en la cárcel por tráfico de drogas, tras el que se concluyó que no estaba radicalizado en ese momento, por lo que no se abrió ninguna investigación al respecto tras su salida de prisión.

Es necesarios estar conectado para escribir un comentario Conectar