Los terroristas pretendían atentar con explosivos el mismo jueves

 En la explosión accidental de Alcanar, los terroristas perdieron un gran número de explosivos y bombonas que tenían como finalidad un gran atentado.

La célula terrorista que atentó el pasado jueves en Barcelona y Cambrils pretendía hacerlo con explosivos en varios puntos de la capital catalana, posiblemente ese mismo día. Según explicó ayer el jefe de los Mossos d’Esquadra, Josep Lluís Trapero, fue la manipulación de los artefactos el día anterior lo que provocó la explosión accidental en la casa de Alcanar y, en consecuencia, evitó que el resultado del ataque perpetrado con furgonetas -14 muertos hasta el momento y 130 heridos- fuera aún mayor. El responsable policial no quiso cuantificar el número total de integrantes de la célula terrorista, pero confirmó que cinco han sido abatidos por la policía, cuatro han sido detenidos, y otros tres, entre ellos el autor material de la matanza en La Rambla, Younes Abouyaaqoub, siguen en busca y captura, para lo que se ha habilitado un amplio dispositivo policial. Se espera, además, que los resultados de las pruebas de ADN confirmen la identidad de los cadáveres hallados en la casa de Alcanar, uno de los cuales podría ser el del líder de la célula yihadista, el imán de Ripoll, Abdelbaki Es Satty.

 

Según explicó Trapero, los miembros de la célula terrorista coincidieron durante “más de seis meses” en la casa de Alcanar sin levantar sospechas. Allí acumularon más de un centenar de bombonas de butano, además de explosivos para fabricar TATP, una sustancia utilizada en anteriores atentados reivindicados por el Estado Islámico. Los Mossos no tenían informes previos sobre los miembros de la célula porque no tenían antecedentes por radicalización. Sí confirman, no obstante, que Es Satty viajó a Marruecos, Bélgica y Francia en varias ocasiones y que pudo tener contactos con presos yihadistas a los que conoció tras permanecer cuatro años en la cárcel de Castellón, tras ser condenado en 2010 por tráfico drogas.

Respecto a las víctimas, Trapero confirmó que los catorce fallecidos en los atentados estarán plenamente identificados a primera hora de este lunes. Especial relieve tiene hoy en la prensa la confirmación de que el niño australiano Julian Cadman, de siete años, al que se llegó a dar por desaparecido, es una de las víctimas mortales.

Es necesarios estar conectado para escribir un comentario Conectar