El 061 colabora con la Guardia Civil cediendo aparados desfribriladores

La Fundación Pública Urgencias Sanitarias de Galicia-061 cedió a la Guardia Civil cuatro aparatos desfibriladores semiautomáticos externos (DESA) con el fin de dotar de la infraestructura sanitaria necesaria para la asistencia y ayuda en situaciones de emergencia que requieren de una respuesta inmediata en tanto acuden los equipos sanitarios. La cesión tendrá una vigencia de cuatro años y, transcurrido el plazo, las partes podrán acordar una nueva cesión.

El conselleiro de Sanidad, Jesús Vázquez Almuiña, fue quien le entregó los DESA al general jefe de la Guardia Civil de Galicia, Ángel Alonso Miranda. La Fundación Pública Urgencias Sanitarias de Galicia-061, como servicio encargado de prestar asistencia a las urgencias y emergencias en el ámbito extrahospitalario y como entidad encargada de impulsar la formación en soporte vital básico y manejo de desfibriladores externos semiautomáticos, convino ceder estos DESA para facilitar la atención sanitaria las personas que sufran una parada cardiorrespiratoria en aquellas situaciones en las que la que la Guardia Civil sea el primer interviniente y mientras llegan al punto los recursos asistenciales de Urgencias Sanitarias de Galicia-061.

El Decreto 38/2017, de 23 de marzo, por el que se regula la instalación y uso de desfibriladores externos fuera del ámbito sanitario y se crea su registro, establece que la Fundación Pública Urgencias Sanitarias de Galicia-061, como entidad instrumental dependiente de la Consellería de Sanidad, promoverá los mecanismos de coordinación oportunos con dispositivos como protección civil, bomberos, policía local y otros, como la Guardia Civil, para extender la instalación y uso de desfibriladores externos semiautomáticos en la Comunidad Autónoma.

En Galicia, las enfermedades cardiovasculares constituyen uno de los problemas de salud más importantes. La causa más frecuente de parada cardiorrespiratoria en las personas adultas es el síndrome coronario agudo y, dentro de esta, la fibrilación ventricular y la taquicardia ventricular sin pulso, que tienen como único tratamiento la desfibrilación eléctrica. En estas situaciones, la disponibilidad inmediata de medios técnicos -los desfibriladores- resulta imprescindible para abordar con éxito las maniobras de reanimación.

Es necesarios estar conectado para escribir un comentario Conectar