El padre que degolló a sus hijas, declarado culpable y condenado a prisión permanente

 

El jurado declaró culpable por unanimidad al asesino de sus dos hijas de 4 y 9 años en Moraña en 2015, haciendoles ingerir una medicación en la que perdían parcialmente la conciencia para después degollarlas.

Se trata de la primera condena a condena perpetua o, ténicamente,  desde a lexislación de España “prisión permanente revisable”.

La setencia es firme y no hay cabida para recurso alguna. El condenado, David Oubel, solo podrá solicitar que un tribunal revise la pena cuando lleve en prisión 25 años.

El jurado popular mantuvo un debate interno durante dos horas.

Es necesarios estar conectado para escribir un comentario Conectar