Puigdemont plantea en Madrid su plan independentista

El presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, advirtió ayer al Gobierno de Mariano Rajoy de que no podrá parar el referéndum sobre la independencia de Cataluña porque consideró que el Estado «no tiene tanto poder para impedir tanta democracia». En un acto en el Auditorio Caja de Música, en la sede municipal del Palacio de Cibeles, Puidemont apeló al «sentido de Estado» para conseguir una salida pactada que permita celebrar el referéndum. Pidió dialogar «en una mesa, sin condiciones previas, sin límites, sin apriorismos, sin amenazas y sin subterfugios».

En la conferencia, en la que estuvo acompañado por el vicepresidente Oriol Junqueras y en conseller de Exteriores, Raül Romeva, invitó «formalmente» a Rajoy a abordar el problema de Cataluña y avanzó que presentarán en breve una propuesta al Gobierno en la que se negocien las condiciones del referéndum. En este sentido, dijo que cabe hablar de la pregunta de la consulta, de la fecha, los requisitos de participación y su validación. Puigdemont insistió en que desea que el referéndum «sea pactado» con el Gobierno a imagen del Reino Unido y Escocia. No obstante, proclamó el compromiso «inviolable» del Govern con el referéndum.

El presidente catalán rechazó ir al Congreso si ello es una «coartada» para difundir ante los observadores internacionales la ausencia de voluntad política. «Ese es un error en el que no vamos a participar», dijo. Añadió que no quiere «trampas» ni tampoco recorrer los caminos del lehendakari Ibarretxe en 2005 o de los representantes del Parlament en 2014, «caminos que llevaron al fracaso evidente».

Puigdemont impartió su conferencia ante un auditorio de políticos del Parlament en su mayoría, diputados de Unidos Podemos, PDeCAT, ERC, senadores y fuerzas nacionalistas vascas. Fuera del auditorio decenas de personas con banderas de España y otras preconstitucionales protestaron por la presencia de los dirigentes independentistas, a los que insultaron cuando parte de la delegación se acercaba al Consistorio madrileño. Antes de la conferencia, Puigdemont mantuvo un encuentro con la alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena.

El vicepresidente de la Generalitat, Oriol Junqueras, proclamó que harán un referéndum sobre el futuro político de Cataluña, con independencia de «querellas, inhabilitaciones y condenas». Por su parte, el conseller de Exteriores, Raül Romeva, pidió al Gobierno que se implique para resolver la situación. «No lo hagan por Cataluña, háganlo por España y como apuesta de futuro», añadió.

En el acto estuvo presente el líder de Podemos, Pablo Iglesias, quien apostó por un referéndum «legal, pactado y verificable» que garantice el derecho a decidir. Iglesias recalcó que su partido no quiere que «Cataluña se vaya de España», pero avaló que se decida en referéndum. Por su parte, el líder de En Comú Podem en el Congreso, Xavier Domènech, considero «positiva e importante» la conferencia pronunciada por Puigdemont en Madrid e insistió en que también vaya al Congreso.

 

Es necesarios estar conectado para escribir un comentario Conectar