La inflación se reduce al 2,3% por la evolución del precio de la energía

El Índice de Precios de Consumo (IPC) se redujo en marzo siete décimas, hasta el 2,3% en tasa interanual, según las cifras publicadas por el Instituto Nacional de Estadística (INE), tasa coincidente con la adelantada por el INE a finales del pasado mes.

​Este comportamiento fue debido principalmente al menor crecimiento de los precios de los productos energéticos y, en menor medida, a la desaceleración de los precios de la alimentación no elaborada y de los servicios. En términos intermensuales, el IPC general se estabilizó en marzo (0,0%), frente al incremento del 0,6% del mismo mes de 2016.

Los precios de los productos energéticos crecieron en marzo un 11,7% interanual, 5,1 puntos menos que en febrero. Esta evolución se explica por el menor ritmo de crecimiento de los precios de carburantes y lubricantes, que pasaron del 18,5% interanual en febrero al 12,8% en marzo, así como por la desaceleración de los precios de la electricidad, 6,4 puntos hasta el 12,5%.

Los precios de la alimentación crecieron el 1,4% respecto al mismo mes de 2016, tres décimas menos que en febrero. La inflación de la alimentación no elaborada se situó en el 4,3%, 1,1 puntos por debajo de la del mes precedente, debido en gran medida a la desaceleración de los precios de legumbres y hortalizas frescas (15,4 puntos, hasta el 6,8%), parcialmente compensada por el mayor crecimiento de los precios de las frutas frescas (pasan del 7,6% en febrero al 10,3% en marzo). Los precios de la alimentación elaborada, bebidas y tabaco aumentaron ligeramente en marzo, el 0,1%, una décima más que en febrero, destacando el comportamiento de aceites y grasas, que moderaron 0,9 puntos el ritmo de caída, hasta el 0,7%.

La inflación subyacente (que excluye la alimentación no elaborada y la energía, que son los elementos más volátiles del IPC) disminuyó una décima en marzo, hasta el 0,9%. Esto se debe principalmente a la desaceleración de los precios de los servicios, dos décimas hasta el 1,1%, destacando especialmente la evolución de los precios de paquetes turísticos, que pasaron de crecer el 5,9% en febrero al 0,1% en marzo, explicado en parte al distinto calendario de la Semana Santa -el año pasado se celebró en marzo y este año se celebra en abril-. Por su parte, los precios de los bienes industriales no energéticos (BINE) aumentaron el 0,6%, al igual que en el mes previo.

En términos intermensuales, el IPC se estabilizó en marzo, tras el incremento del 0,6% registrado en marzo de 2016. Por componentes, los precios de los productos energéticos bajaron un 2,6%, tras la subida del 1,8% de un año antes; los de los servicios crecieron un 0,2%, dos décimas menos que en marzo de 2016; los de los BINE aumentaron un 1,1%, al igual que en marzo del pasado año; y los de la alimentación retrocedieron el 0,3%, frente a la estabilización de marzo de 2016. Dentro del grupo de alimentación, los precios de los alimentos no elaborados registraron una tasa intermensual del -1,2% (-0,2% un año antes), mientras que los de los alimentos elaborados subieron un 0,2% (0,1% en marzo de 2016).

La tasa interanual del IPC disminuyó en marzo en todas las comunidades autónomas. Los mayores descensos se registraron en Extremadura y Murcia (un punto en ambos casos, hasta el 1,9% y el 2%, respectivamente), mientras que la menor caída de la inflación correspondió a Canarias (cuatro décimas, hasta el 2,1%).

El INE ha publicado asimismo el IPC armonizado (IPCA) correspondiente al mes de marzo de 2017, cuya tasa de variación interanual se sitúa en el 2,1%, inferior en nueve décimas a la de febrero. Por su parte, la tasa del IPC armonizado adelantada por Eurostat para el conjunto de la zona euro se sitúa en marzo en el 1,5%, cinco décimas por debajo de la de febrero, reduciéndose así cuatro décimas el diferencial de inflación para España respecto a la zona euro, hasta situarse en 0,6 puntos porcentuales.

Es necesarios estar conectado para escribir un comentario Conectar