El Reino Unido abandona definitivamente la Unión Europea

 

La primera ministra británica, Theresa May, remitió al presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, la carta en la que comunica oficialmente el deseo de Reino Unido de abandonar la Unión Europea. La misiva fue entregada en mano a Tusk por el embajador británico ante la UE, Tim Barrow, en Bruselas. En ella, May plantea que será necesario «acordar los términos de la futura relación de socios al mismo tiempo que la retirada de la UE».

En su comparecencia ante el Parlamento para anunciar el inicio del Brexit, May afirmó: «Es un momento histórico. No hay vuelta atrás». En la carta, la primera ministra británica expresa el deseo de Reino Unido de tener «una relación profunda y especial con la UE», que define como «amigo más cercano y vecino» y propone un gran acuerdo económico y comercial «como nunca se ha visto antes». Y, según reflejan todos los diarios, vincula este acuerdo con sus contribuciones en materia de seguridad, defensa y lucha contra el terrorismo. «Sería un error muy costoso debilitar nuestra cooperación, que garantiza la prosperidad y la protección de los ciudadanos», dice en la carta. «En términos de seguridad, un fracaso a la hora de llegar a un acuerdo supondría que nuestra cooperación en la lucha contra el crimen y el terrorismo se vería debilitada», advierte.

El presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, consideró que el de ayer no era «un día feliz, ni en Bruselas ni en Londres» y recordó que «la mayoría de los europeos y casi la mitad de los británicos querían que el Reino Unido siguiera dentro de la UE». Y advirtió: «No hay nada que ganar en estas negociaciones. Va a ser un ejercicio, ante todo, de control de daños».

El presidente del Parlamento Europeo, Antonio Tajani, señaló que «la retirada ordenada es una condición previa para cualquier acuerdo futuro, eso no es negociable» e insistió en que lo primero son los ciudadanos. «Si no alcanzamos un acuerdo sobre los derechos de los ciudadanos, significa que no habrá acuerdo en nada», advirtió. La Eurocámara tiene ya lista la respuesta a la carta de May, cuyo texto se votará la próxima semana. La UE admitirá un acuerdo transitorio, de cómo máximo tres años, hasta definir la nueva relación. «El Parlamento Europeo tendrá que firmar todos los acuerdos», advirtió el eurodiputado coordinador del Brexit, Guy Verhofstadt.

La canciller alemana, Angela Merkel, expresó su rechazo al planteamiento de Londres. «Primero debe quedar claro cómo vamos a gestionar esta desconexión de forma ordenada. Eso significa resolver los derechos y obligaciones ligados a la pertenencia a la UE. Sólo cuando estas cuestiones se hayan aclarado, y esperemos que sea pronto, podremos hablar de nuestra futura relación», dijo.

El presidente francés, François Hollande, consideró que el Brexit«será doloroso económicamente» para el Reino Unido, que tendrá que enfrentarse a costes «en términos de trabajo, circulación libre y posibilidades financieras». El ministro de Exteriores galo, Jean-Marc Ayrault, indicó que «tras la negociación del divorcio habrá otra negociación y esa será la organización de las futuras relaciones entre los 27 en la Unión Europea y Reino Unido».

Es necesarios estar conectado para escribir un comentario Conectar