La X de Bankia


El cuestionado juez Fernando Andreu tenía todo prácticamente listo para concluir la instrucción del sumario sobre la salida a Bolsa de Bankia que lleva elaborando desde hace más de cuatro años. Había rechazado hasta en dos ocasiones por “impertinente, inútil y carente de todo fundamento” el escrito de la acusación popular: un pequeño sindicato del sector que pedía se citase también como investigados a los por entonces más altos responsables de los órganos supervisores; esto es, Banco de España y Comisión del Mercado de Valores.

La decisión, sin embargo, de la Sala de lo Penal de Audiencia Nacional de estimar en parte el recurso presentado al efecto ha trastocado sus planes, obligándole a retomar diligencias y a alargar la instrucción al menos durante unos cuantos meses, lo cual hará inviable que el juicio comience este año.

No habrá que olvidar que el fiasco de Bankia precisó 22.400 millones de euros de ayudas públicas; el segundo mayor rescate de nuestra historia financiera. Por tanto, no hubiera resultado de recibo cerrar la instrucción sin siquiera haber investigado a los máximos responsables de instancias sin cuya pasividad, cuando no sin su colaboración, no se hubiese movido un solo papel en un procedimiento cual es la salida a Bolsa.

Ahí se quedará la Justicia. Pero faltará por despejar la X; es decir, el verdadero inspirador o mandatario en la sombra de una decisión adoptada a pesar de las “demoledoras” advertencias del equipo de inspección del Banco de España. En un procedimiento penal dar el salto a las responsabilidades políticas, aunque las haya, resulta muy complicado.

De eso, no obstante, se encargará la comisión de investigación próxima a constituirse en el Congreso, si es que el PSOE termina por aclararse de lo que realmente quiere, conocida como es su habilidad para salir de rositas de las controversias que le afectan. Pero si aquello (julio de 2011) fue, como más que parece, una resolución política del más alto nivel, no será difícil concluir que antes o después deberán aparecer en la palestra los entonces ministro de Economía, Elena Salgado, y presidente del Gobierno, Rodríguez Zapatero.

No sé si contra corriente, desde el Gobierno actual quien parece más proclive a sacar a la luz pública los entresijos de la operación es el ministro De Guindos. Ya dijo en su momento que la constitución y salida a Bolsa de Bankia había sido un error. Ahora ha vuelto a la carga.

Y hablando de Tribunales y sentencias: sobre el por fin llegado veredicto del caso Nóos me quedo a bote pronto con una afirmación del abogado de la infanta Cristina, Miquel Roca. “Es un buen momento –ha comentado- para que todos aquellos que han demostrado escaso respeto para la presunción de inocencia rectifiquen sus palabras”.


© 2011 Galega de Comunicación e Información, S.L.U. - Aviso legal - Contacto