Congreso de Podemos: Iglesias se impone a Errejón

 

La principal incógnita después de los resultados de Vistalegre II, en que Pablo Iglesias se ha impuesto con rotundidad a Íñigo Errejón, es qué será el futuro del número dos de Podemos tanto al Congreso como en calidad de secretario político. Errejón ha defendido este domingo su gestión institucional, con orgullo ha hecho bandera de su equipo y ha recordado a Iglesias la “pluralidad” de los resultados y la necesidad de escuchar el mandato claro de la gente de unidad. Pero Iglesias ha dejado en el aire su futuro como portavoz en el Congreso y lo supedita a la decisión que tome la dirección en la reunión del consejo ciudadano estatal prevista para sábado de la semana que viene. Su cabeza de gabinete y pareja sentimental, Irene Montero, es quien tiene más puntos para asumir este cargo.

IGLESIAS AFIANZA SU PODER

La Asamblea General de Podemos celebrada durante el fin de semana en la Plaza de Vistalegre de Madrid se clausuró ayer con una “victoria aplastante” de Pablo Iglesias sobre su número dos, Iñigo Errejón, según destacan los diarios de forma unánime. El líder de la formación morada fue reelegido como secretario general gracias al apoyo del 89% de los inscritos, es decir, 128.742 votos. Iglesias consiguió, además, el 50,6% de los votos en la elección al Consejo Ciudadano, lo que se traduce en 37 consejeros en la dirección del partido, frente a los 23 consejeros con que contará Errejón, gracias al 37% de los votos. Los anticapitalistas, por su parte, logran dos consejeros en el órgano directivo. La candidatura Podemos para todas, presentada por Iglesias, logró la victoria con holgura en todos los documentos sometidos a votación, especialmente en el político (56% de los votos) y en el de organización (54%), que marcarán la dirección del partido. Las votaciones se cerraron el sábado con una participación del 33,98% de los inscritos, 155.275 de los 456.878 que componen el censo total de Podemos.

En el discurso pronunciado en la clausura de la asamblea, Iglesias apostó por seguir siendo “útiles a la sociedad”, lo que, según dijo, exige “estar unidos y ser humildes”. Entre gritos de “sí se puede” por parte del público asistente, el líder de Podemos destacó que mientras el cónclave del PP ha sido “un congreso a la búlgara, con brazos de madera, aquí han participado más de 150.000 personas”, y celebró que la reunión haya sido “un ejemplo de fraternidad, inteligencia y altura política”. “Esta asamblea nos ha dado un mandato unánime: unidad y humildad”, recalcó, para prometer a continuación el cumplimiento de lo demandado por los militantes: “Para construir justicia social, para que las gentes y los pueblos de nuestra patria recuperen soberanía, para poner en alza los derechos humanos frente al fascismo de Europa, por el derecho a decidir, para combatir las violencias machistas, y para demostrar que España no es una marca, sino sus pueblos y sus gentes”.

En lo que se interpreta como un aviso al PSOE, Iglesias suscribió el compromiso de “no equivocarse de bando” cuando llegue la hora de “desalojar del poder al PP”. Sus objetivos es, según avanzó, “ser capaces de seguir siendo un instrumento para el impulso constituyente de nuestra patria a través de un Podemos unitario, femenino y fraterno capaz de ser el apoyo de las mayorías sociales”.

Es necesarios estar conectado para escribir un comentario Conectar