“El diálogo es una necesidad ineludible”, declara Rajoy a ABC

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, ha resaltado en el Foro ABC que “el mandato de diálogo que nos dieron los españoles exige gobernar con moderación, prudencia y solvencia”. España, ha afirmado, encara 2017 con un clima político que ya está dando frutos y con una economía que se recupera con fuerza, crea empleo y es competitiva.

Durante su intervención en un almuerzo-coloquio organizado por el diario ABC, el jefe del Ejecutivo ha repasado los datos que acreditan que la recuperación económica está llegando a todos los hogares y se está reduciendo el paro.

 

En este sentido, ha señalado que España creció en 2016 de manera más sólida, equilibrada y sostenible que en el pasado gracias a las reformas emprendidas y a los Presupuestos aprobados. Además, ha destacado el “comportamiento prudente y responsable de la sociedad” y el diálogo con otras fuerzas políticas. “Los españoles dijeron que querían diálogo entre los políticos y finalmente, después de no pocas vicisitudes, ese diálogo está rindiendo sus primeros frutos”, ha dicho.

Rajoy ha sostenido que preservar esa recuperación económica será prioritario en los próximos meses. En este sentido, ha avanzado que las previsiones apuntan a que España crecerá en 2017 un 2,5% y liderará el crecimiento entre los países desarrollados: “En la primera mitad del año conseguiremos recuperar todo el PIB que se destruyó durante los cinco años continuados de recesión”.

Este crecimiento, según ha pronosticado el presidente, se trasladará de manera casi automática al empleo: “Este año se crearán más de 400.000 empleos, lo que permitirá que la tasa de paro continúe bajando hasta situarse, en 2019, en el entorno del 13%”. Además, ha mantenido que el gran objetivo nacional es llegar a los 20 millones de españoles con trabajo en el año 2020.

Por otra parte, ha recordado que el compromiso del Ejecutivo es reducir el déficit público hasta el 3,1% en 2017 y situarlo por debajo del 3% en 2018: “Ya adelanto que no será fácil, pero resulta inexcusable para consolidar la confianza en el país que tanto esfuerzo nos costó recuperar”.
Rebaja de las tarifas aeroportuarias

 

MEJORAR LA COMPETITIVIDAD

 

Mariano Rajoy ha defendido la necesidad de seguir mejorando la competitividad de la economía española, “con un permanente afán reformista”. En esa línea, ha anunciado que el próximo Consejo de Ministros aprobará el primer Documento de Regulación Aeroportuaria, que contempla una reducción continuada de las tarifas aeroportuarias durante los próximos cinco años. La rebaja total será del 11% y persigue mejorar la competitividad de los aeropuertos españoles y mantener la pujanza del sector turístico.

En el medio y largo plazo, Rajoy ha destacado dos retos fundamentales. El primero es el mantenimiento del sistema de protección social, un asunto que centró buena parte de la Conferencia de Presidentes celebrada la semana pasada. En esa reunión, ha recordado, se acordó diseñar a lo largo de este año un nuevo modelo de financiación autonómica.

El segundo es el reto demográfico. España -ha explicado el jefe del Ejecutivo- gasta en pensiones 40.000 millones de euros más que antes del inicio de la crisis, mientras que la recaudación todavía está 20.000 millones por debajo, y además las proyecciones demográficas apuntan que el porcentaje de la población mayor de 65 años se elevará hasta el 25% en el año 2030. Rajoy ha avanzado que se creará un Comisionado del Gobierno para encarar esta situación y debatir con las comunidades autónomas y también en el Parlamento qué medidas deben adoptarse en el futuro.
Diálogo político

El presidente ha destacado que el “notable cambio” producido en el ambiente político se ha traducido en acuerdos puestos ya en marcha. Al respecto, ha resaltado que el dialogo político social y territorial está plasmado en numerosas iniciativas conjuntas, como la aprobación de los objetivos de estabilidad presupuestaria y deuda pública, la subida del Salario Mínimo Interprofesional, el impulso del Sistema Nacional de Garantía Juvenil, la regulación del bono social, la ley de autónomos y el decreto ley para facilitar el acuerdo entre las entidades financieras y los afectados por las cláusulas suelo.

 

“HORIZONTE ESPERANZADOR”

 

“Si a todos estos acuerdos en el ámbito parlamentario sumamos las negociaciones para la renovación del Pacto de Toledo sobre las pensiones, la mesa de diálogo social con empresarios y sindicatos y los compromisos alcanzados en la reciente Conferencia de Presidentes Autonómicos, podemos concluir que se está abriendo en la vida pública española un horizonte esperanzador, tranquilizador y de confianza”, ha añadido.

Mariano Rajoy ha resaltado que cada acuerdo que se consigue es simiente para nuevos pactos: “Cada vez que los responsables políticos demostramos que podemos entendernos se recortan los recelos, se suaviza la polarización y se reduce la desconfianza”. “A nadie se nos escapa que las reformas aprobadas con el consenso de varios partidos políticos son reformas que nacen con el sello de la estabilidad; son reformas destinadas a durar en el tiempo”, ha mantenido.

A su juicio, España encara 2017 con una economía que “se está recuperando con fuerza, crea empleo y es competitiva”, y con un ambiente político “mucho más sosegado y dialogante”. “El mandato de diálogo que nos dieron los españoles en las urnas exige gobernar con moderación, prudencia y solvencia. Hoy en España no hay alternativa a la negociación y al pacto, y eso significa hacer concesiones para alcanzar acuerdos”, ha recalcado.

En esta línea, ha reconocido que probablemente ninguna de las formaciones políticas podrá cumplir su programa de máximos, pero sí “colaborar en diseñar soluciones útiles al conjunto de los españoles”.
Defensa de la unidad nacional

A juicio del presidente, el mayor reto que encaran los españoles es el desafío a la unidad y la soberanía nacionales. Rajoy ha asegurado que “en España se cumplirá la ley, que es tanto como decir que se cumplirá la voluntad de los españoles” y ha recordado que “quien quiera cambiar la Constitución tiene a su disposición los mecanismos legales para hacerlo”.

El jefe del Ejecutivo se ha comprometido a seguir velando por el bienestar de los españoles, incluidos los más de siete millones que viven en Cataluña. “Atenderé, en la medida de lo posible, sus demandas, pero no daré un solo paso que menoscabe la igualdad de todos ante la ley”, ha dicho Rajoy, quien ha reiterado su disposición al diálogo y el entendimiento en este ámbito.

 

LA INCERTIDUMBRE

 

El presidente ha señalado que en 2017 habrá que luchar también contra la incertidumbre y la inestabilidad generadas por varios procesos en marcha, empezando por el Brexit. Sobre la salida del Reino Unido de la Unión Europea, ha apuntado que es una “seria amenaza” por el impacto económico directo en las relaciones entre ese país y España.

El Gobierno, ha indicado, trabajará para que esa salida “se produzca de la manera más ordenada posible” y “cree el menor número de problemas a los ciudadanos británicos y españoles”, y siempre desde la defensa de los principios básicos de la UE. La crisis del Brexit debe alumbrar una Unión más cohesionada, eficaz y ambiciosa, ha afirmado Rajoy, que considera que para lograrlo será determinante el resultado de las elecciones que este año se celebrarán en Francia y Alemania.

Respecto al contexto internacional, el jefe del Ejecutivo también se ha referido al nuevo presidente de Estados Unidos: “Es el interés de todos mantener las mejores relaciones posibles con Estados Unidos, sea quien sea el inquilino de la Casa Blanca. Somos socios estratégicos y aliados sólidos, y así debemos seguir en el futuro”. Y ha añadido que, desde esa relación de amistad, seguirá defendiendo un modelo de sociedad abierta e integradora, la cooperación multilateral y la libertad de comercio. Además, se ha mostrado convencido de que la Administración estadounidense no va a cambiar su rumbo en la lucha contra el Daesh.

A todos estos factores, ha proseguido, hay que añadir el impacto en la economía española del incremento de los tipos de interés en Estados Unidos, un posible cambio en la política monetaria del Banco Central Europeo y la subida del petróleo. El Gobierno, ha afirmado, estará atento a la repercusión de estos cambios en la inflación y en los precios de la energía.

Preguntado en el coloquio posterior por la aprobación de los Presupuestos Generales del Estado, Mariano Rajoy ha respondido que las negociaciones están avanzadas con Ciudadanos y con Coalición Canaria, pero que también se dirigirá al PSOE y al PNV para llegar a un entendimiento. El presidente cree que se podrían aprobar sin el acuerdo el PSOE, pero considera que cuantos más apoyos se sumen mejor. En cualquier caso, ha dicho, lo importante es que se han aprobado el techo de gasto y los objetivos de estabilidad y que “transmitamos el mensaje a las instituciones europeas de que somos serios y de que España, a pesar de la composición de su Parlamento, va a cumplir sus compromisos con la Unión Europea”.

El presidente ha recordado que el techo de gasto este año es inferior en 5.800 millones al del año pasado y que se ha retocado el Impuesto de Sociedades para aumentar los ingresos, si bien su intención es revertir esta situación: “No tengo ningún interés en no gastar ni tengo ningún interés en subir los impuestos”. Por otra parte, ha afirmado que no va a cambiar el copago farmacéutico en esta legislatura.

Sobre si sopesa la posibilidad de convocar nuevas elecciones, Rajoy ha reiterado que va a intentar que la legislatura “dure cuatro años” y sea “larga y fructífera”. “Quiero que quede claro que no quiero adelantar”, ha reiterado.

En cuanto a la eliminación del español de la página web de la Casa Blanca, Rajoy se ha mostrado convencido de que no se producirá, “lo cual es muy razonable teniendo en cuenta que el 18% de las personas que viven en Estados Unidos hablan en español”.

El presidente ha apuntado, además, que la web del Gobierno español está traducida al inglés. Respecto al uso del español en la web de la Generalitat de Cataluña, ha afirmado que sería positivo que esa web se tradujera al castellano, ya que en Cataluña viven más de siete millones de personas que hablan también ese idioma y porque “en otros lugares de España les importan las decisiones que adopta la Generalitat de Cataluña y lo que quiera decirnos a todos”.

Es necesarios estar conectado para escribir un comentario Conectar