31 muertos y 200 heridos

 Atentado Estado Islámico Bruselas_220321016_aeroporto de Bruxelas

La capital de la UE sufrió ayer un doble atentado que causó al menos 31 muertos y más de dos centenares de heridos. El primero de los ataques se produjo a primera hora de la mañana contra el aeropuerto de Zaventem de Bruselas. Dos explosiones causaron 14 muertos y un centenar de heridos. Poco después, se registró una explosión en la estación de metro de Maalbeek, en el barrio donde se encuentran la mayor parte de las sedes de las instituciones europeas, que provocó 20 víctimas mortales y otro centenar de heridos. En Zaventem, artificieros belgas desactivaron una tercera bomba que no llegó a explotar.

El Estado Islámico reivindicó horas después la autoría de los ataques a través de un comunicado difundido por la agencia Al Amaq. La policía belga difundió la imagen de tres de los terroristas que podrían haber intervenido en el atentado del aeropuerto. Dos de ellos se inmolaron en el ataque y el tercero está siendo buscado por las autoridades. La investigación sigue abierta y, en el marco de ella, las fuerzas de seguridad belgas encontraron en una vivienda del distrito bruselense de Schaerbeek un artefacto explosivo, productos químicos y una bandera del Estado Islámico.

El fiscal general belga, Frédéric Van Leew, consideró que todavía es «demasiado pronto para establecer un vínculo formal con los atentados de París» del pasado 13 de noviembre, aunque las acciones se hayan producido días después de la detención de Salam Abdeslam, implicado en los ataques a la capital francesa.

«Nuestro país y nuestros ciudadanos han sido golpeados por atentados ciegos violentos y cobardes», afirmó el primer ministro belga, Charles Michel, que expresó su temor a que aún se produzcan más ataques. En su comparecencia ante la prensa, calificó a los autores de la masacre de «enemigos bárbaros de la libertad y de la democracia», y aseguró que los belgas seguirán «unidos» con «la determinación de proteger sus libertades y su estilo de vida». Por su parte, el rey Felipe de los belgas dijo que se responderá a los atentados con «firmeza, calma y dignidad».

Atentado Estado Islámico Bruselas_220321016_centro cidade Bruxelas_c

Tras los atentados, se produjo la cancelación de todos los vuelos desde y hacia la capital belga, la suspensión de los trenes de alta velocidad que unen la ciudad con otras capitales y el refuerzo de los controles por carretera en los países fronterizos. Colegios, universidades, hospitales, museos, transporte público y centros comerciales cerraron sus puertas o elevaron al máximo sus niveles de seguridad. «El objetivo es recuperar la normalidad desde este mismo miércoles», señaló Rudi Vervoort, ministro presidente de la región de Bruselas.

Asimismo, toda Europa ha extremado las medidas de seguridad. Francia desplegó a 1.600 gendarmes y policías en las infraestructuras aéreas, marítimas y aeroportuarias y ordenó cerrar su frontera con Bélgica.

El gobierno belga ha declarado el nivel 4, el máximo de alerta antiterrorista.

Es necesarios estar conectado para escribir un comentario Conectar