El Banco Central Europeo sale a sofocar otra posible recesion

Mario Draghi_BCE_Banco Central Europeo

El presidente del Banco Central Europeo, Mario Draghi, anunció ayer un «paquete completo» de estímulos para afianzar la recuperación, evitar otra recesión y alejar la deflación. En primer lugar, ayer el consejo de la entidad rebajó al 0% los tipos de interés y al -0,4% los depósitos en el BCE, para forzar a los bancos a prestar dinero. Draghi indicó que los tipos de interés «seguirán al nivel actual e incluso más bajos» durante un tiempo prolongado.

Por otro lado, el BCE amplió de 60.000 a 80.000 millones las compras de activos mensuales, abriendo la posibilidad a adquirir bonos corporativos. Así se aumenta en 240.000 millones, hasta 1,74 billones, el programa hasta marzo de 2017. Además, Draghi anunció una nueva «barra libre» de liquidez para los bancos, con cuatro subastas de liquidez a largo plazo a partir de junio y pagando a las entidades por dejarles ese dinero con el fin de que lo dediquen a financiar a empresas y familias.

«Hemos mostrado que no nos estamos quedando sin munición», afirmó Draghi, que alertó de los riesgos que se ciernen sobre la economía europea. «Europa crece, pero está por ver que ese crecimiento sea estable y sólido», indicó. «No hay deflación en estos momentos, pero el coste de no actuar sería caer en ella», advirtió.

Ayer el BCE revisó de nuevo a la baja sus previsiones de crecimiento: 1,4% en 2016 y 1,7% en 2017, y de inflación, que se situará en 2016 en una media del 0,1%, con varios meses en negativo. En 2017 repuntará al 1,3% y al 1,6% en 2018.

La noticia copa hoy todas las portadas. «Draghi saca todo el arsenal monetario», titulaEL PAÍS. «Artillería contra la recaída», indica EL MUNDO. «Draghi sacude la banca al dejar plano el precio del dinero y extender la compra de deuda a las empresas de la Eurozona», señala ABC. Según LA VANGUARDIA, «el BCE inunda de liquidez el mercado, pero no convence» y apunta que el BCE «quema sus últimos cartuchos». «Draghi extrema la lucha contra otra crisis», destaca EL PERIÓDICO. «El BCE acaba la munición y empieza a regalar el dinero», titula LA RAZÓN. «Draghi echa el resto», según CINCO DÍAS. «Draghi saca la artillería monetaria por temor a un menor crecimiento», resalta EL ECONOMISTA.

EUFORIA INICIAL EN LAS BOLSAS

 

Las Bolsas reaccionaron con euforia al anuncio del BCE, pero su efecto duró poco ante las malas perspectivas económicas y los principales índices europeos, que registraron subidas iniciales de entre el 2% y el 4%, acabaron la sesión en números rojos. Sólo el Ibex 35, que repuntó un 0,07%, cerró en positivo y alcanzó los 8.776,90 puntos. El Dax alemán cedió un 2,31%, el CAC de París un 1,70%, el MIB milanés un 0,50% y el FTSE londinense un 1,78%. El Eurostoxx 50 cayó un 1,51%.

Wall Street cerró en mixto. El Dow Jones cedió un 0,03% y quedó en 16.995,13 puntos. El Nasdaq perdió un 0,26%, hasta los 4.662,16 puntos y el selectivo S&P 500 avanzó un 0,02%, hasta 1.989,57 puntos.

El euro bajó rápidamente un 1,6% frente al dólar tras conocerse la decisión del BCE, pero a lo largo de la sesión recuperó un 1,75% y quedó en 1,1192 dólares por euro.

El mercado de bonos fue el más favorecido, aunque también se desinfló durante el día. El bono español a 10 años se revalorizó un 1,7% pero finalmente retrocedió un 0,2% con respecto al cierre del miércoles. Así, llegó a desplomarse 19 puntos básicos, recuperando niveles de abril de 2015, aunque finalizó la sesión con un alza de 2,4 puntos básicos, en el 1,589%. La prima de riesgo, que llegó a caer hasta los 119 puntos, cerró en 128 puntos.

Es necesarios estar conectado para escribir un comentario Conectar