Podemos y Ciudadanos se excluyen mutuamente mientras el PP solo acepta un gobierno presidido por Rajoy

Los vetos cruzados entre las distintas fuerzas políticas dificultan cualquier acuerdo de cara a una investidura. Al término de la segunda ronda de consultas con el Rey, los líderes de Podemos, Pablo Iglesias, y Ciudadanos, Albert Rivera, mostraron ayer su rechazo a alcanzar un acuerdo de investidura en el que esté presente la otra fuerza política. Mientras, el PP insistió en que votará en contra de cualquier gobierno que no esté presidido por Mariano Rajoy.

El líder de Podemos, Pablo Iglesias, aseguró que había transmitido al Rey la misma propuesta que en su visita anterior, “un Gobierno presidido por Pedro Sánchez con representación proporcional” en el que él asumiría la vicepresidencia. Iglesias advirtió de que su formación y los aliados de las confluencias territoriales votarían no a un pacto de coalición entre PSOE y Ciudadanos. “Con Podemos y Ciudadanos a la vez no se puede”, dijo. Ambos partidos, añadió, podrían acordar una reforma electoral y algunas medidas legislativas, pero la “incompatibilidad” de sus programas económicos les impedirían gobernar juntos.

Iglesias dijo que el Rey le había transmitido una “reflexión sensata: cuando un candidato decide pedir su aval para someterse a la investidura es razonable que de alguna manera tenga un proyecto avanzado”, y, a su juicio, “parece que no es el caso” porque no se ha producido ninguna negociación en diez días. Dijo que seguirán tendiendo la mano al PSOE si bien les recordó que habían perdido “un tiempo precioso” por culpa de la “indefinición” de Pedro Sánchez ante su oferta, al que animó a que sea “valiente” y la acepte. En su opinión la “agresividad” de la presidenta de Andalucía, Susana Díaz, y de la “vieja guardia” del PSOE no ayudan a construir el Gobierno de izquierdas que propugna.

Asimismo, insistió en que si Sánchez quiere llegar a La Moncloa deberá negociar también con ERC y Democràcia i Llibertat. “Espero que el próximo presidente tenga el suficiente sentido de Estado para poder sentarse con fuerzas vascas y catalanas”, añadió.

Por su parte, el líder de Ciudadanos, Albert Rivera, se postuló como mejor opción para Pedro Sánchez que Pablo Iglesias. “Ciudadanos pone sobre la mesa una reforma constitucional, como el PSOE. Ahí coincidimos; el PP y Podemos, no”, dijo. Rivera insistió en que no ve “compatibilidad” con las plataformas independentistas de Podemos, pero que con el PSOE ve “coincidencias” en lo referente a la soberanía nacional.

Preguntado sobre si votaría a favor de Sánchez para que éste alcanzara la presidencia, Rivera dijo que no lo consideraba, pero que no lo descartaba. En cualquier caso, insistió en que con la abstención de Ciudadanos “se pueden poner en marcha reformas y un Gobierno de transición”.

Rivera mostró su malestar por la negativa de Mariano Rajoy a asumir su “responsabilidad” de someterse a un debate de investidura. “Basta ya de perder el tiempo, Rajoy y Sánchez deben ser conscientes de que estamos cerca de conseguir algo nuevo, pero también estamos cerca de un fracaso colectivo que es no tener gobierno”. No obstante, recordó a Rajoy que “si no puede combatir la corrupción en su partido difícilmente puede abanderar esta nueva etapa para España”.

Por su parte, el vicesecretario de Organización del PP, Fernando Martínez-Maillo, adelantó que votarán en contra “de cualquier propuesta de gobierno que no esté encabezada por el PP y por el candidato que ha ganado las elecciones, Mariano Rajoy”. Martínez-Maillo dijo que Rajoy “no ha renunciado y no renuncia a su candidatura a la presidencia del Gobierno”, sin embargo reconoció que está en la misma situación que en la primera ronda con el Rey, por lo que si el Monarca le propusiera ser candidato volvería a rechazarlo.

El dirigente popular reprochó a Pedro Sánchez el bloqueo de las negociaciones por negarse a hablar con el PP. “Raya lo antidemocrático”, apuntó. “No puede pretender ser presidente con los peores resultados de la historia del PSOE. Y no lo digo yo, lo dice Susana Díaz”, enfatizó.

La vicesecretaria de Estudios y Programas del PP, Andrea Ley, también defendió ayer la legitimidad de Rajoy para formar gobierno al ser la lista más votada, y censuró la actitud de Sánchez por abocar al partido “a la radicalidad”.

Es necesarios estar conectado para escribir un comentario Conectar