Fontenla aboga por una sola candidatura a la CEG e impulsa la revisión de contratos de Alvariño

Antonio Fontenla Ramil_dirixente da CEG_Confederación de Empresarios de Galicia

   El portavoz de la junta de vicepresidentes de la Confederación de Empresarios de Galicia (CEG), Antonio Fontenla, ha abogado por una candidatura de consenso para presidir la entidad, que el 15 de enero celebra elecciones tras la salida del vigués José Manuel Fernández Alvariño.

Fontenla, que por antigüedad es el portavoz de la junta que desde el pasado 24 de noviembre gestiona la patronal gallega al dejar Alvariño vacante la presidencia, ha comparecido este martes ante los periodistas después de presentar un estudio sobre emprendimiento en la sede de la CEG, en el casco histórico de Santiago.

Quien estuvo al frente de los empresarios gallegos durante 12 años y todavía preside la Confederación de Empresarios de A Coruña (CEC), ha manifestado que, aunque existe un plazo de 40 días, ya se dio traslado a los vocales miembros de la asamblea de la CEG de la convocatoria de los comicios, que están fijados el 15 para las 17,30 horas.

Sobre si será posible conformar una única candidatura, ha opinado que «eso sería lo mejor» y que él, personalmente, que ya aseguró que no se presentaría, «estaría encantado de que hubiese una candidatura de consenso». «Porque es muy necesario que no haya… cuanta más unión haya mucho mejor», ha aseverado.

Preguntado sobre si la CEC apoyaría al presidente de la confederación ourensana, José Manuel Pérez Canal, en caso de postularse como candidato, Fontenla ha apelado a la «prudencia», hasta que este hecho se materialice y se conozca si es el único candidato o hay más. «Me parece prematuro hacer una valoración, porque puedo incluso, a lo mejor, con una decisión, el impedir que otra persona pueda intentar participar», ha señalado.

En representación de los empresarios coruñeses, ha apostado por «dejar pasar un tema prudencial y luego hablar con los candidatos», antes de «ver a quién» apoya. «Si logramos que haya uno, mejor. Si no, por lo menos sí escucharlos a todos», ha apostillado.

«ACABAMOS DE LLEGAR»

En cuanto a las medidas tomadas desde el pasado 24 de noviembre, ha apuntado que «se están revisando» los contratos de la era Alvariño que estaban en entredicho, al existir acusaciones que los vinculaban con familiares y allegados del empresarios vigués. Al respecto, ha constatado que «era lo que se había pedido en aquel escrito» emitido por sectores críticos que se reunieron tras la anulación de una junta directiva convocada por el propio Alvariño.

Con todo, ha indicado que todavía se encuentran en fase de «revisión». «Acabamos de llegar como quien dice, dejadnos que nos sentemos todavía, que no dais ni tiempo», ha agregado.

Acerca de la adopción de otras medidas para mejorar la situación económica de la patronal, ha explicado que «lo primero que se está haciendo es tener claro cuál es la situación a 24 de noviembre, porque hasta entonces ha habido un presidente y hay una andadura que empieza el 24 de noviembre hasta el 15 de enero».

DIRECTRICES AL SECRETARIO

«Tenemos que tener claro de dónde se sale y a dónde se llega», ha sentenciado, antes de comentar que no se ha encargado una auditoría externa sino que lo que se pretende es «internamente que se sepa el punto de partida».

Los vicepresidentes –él, José Manuel Pérez Canal, Jorge Cebreiros por Pontevedra y Jaime López, secretario en Lugo, cuyo organigrama carece de la figura de presidente– ya han mantenido «una reunión larga y extensa muy agradable» en la que marcaron «una serie de directrices al secretario general para que vaya haciendo», según ha dicho.

También le han solicitado, según Fontenla, «que vaya mirando todas aquellas medidas que puedan en este momento mejorar la situación de la CEG».

LAS CUENTAS DE 2014, PARA EL NUEVO PRESIDENTE

En lo que se refiere a las cuentas de 2014, que Fernández Alvariño no logró sacar adelante, el portavoz en estos momentos de la CEG ha asegurado que «no están bloqueadas», y ha constatado que «lo que no están es aprobadas».

Al respecto, ha destacado que «eso no va a ser una labor» de la junta de vicepresidentes, sino que se la dejarán «al nuevo presidente» que salga de la cita del 15 de enero.

«PODÍA DECIR LO MISMO DE ÉL»

Por último, ha replicado a las críticas de Alvariño sobre «obstruccionismo» a su gestión que ese es, a su juicio, «un tema ya pasado», y ha remarcado que «cada uno interpreta como interpreta».

«Yo podía decir lo mismo de él, por ejemplo en el año 11, de siete comités ejecutivos asistió a dos, el año 12 a ninguno y el 13 una cuestión similar. Y yo no dije que me consideraba bloqueado. Cada uno tiene que pensar lo que tiene», ha resuelto Fontenla.

Es necesarios estar conectado para escribir un comentario Conectar