El Constitucional autoriza el pleno y actuará después con «determinación»

Tribunal Constitucional_fachada_bandeira e cartel

Como ya adelantaron la práctica totalidad de los medios de comunicación, el Tribunal Constitucional admitió los recursos presentados por tres partidos, pero no toma medidas cautelares para permitir la celebración del pleno parlamentario y el correspondiente debate político

Una vez votada la resolución, y si el Gobierno presenta un recurso de inconstitucionalidad para impugnarla y pedir su suspensión, entonces se pronunciará sobre la declaración. A este respecto, el presidente del Gobierno ha reiterado que el recurso será inmediato si se llega a un planteamiento independentista.

 

«PRUDENCIA Y DETERMINACIÓN»

 

El Constitucional anuncia en su resolución que cuando se llegue al fondo del asunto actuará con «prudencia y determinación». Explica el alto tribunal que técnicamente sería posible la suspensión cautelar pero que antepone la defensa de un debate «como uno de los fundamentos del sistema democrático».

Conforme a lo previsto, los líderes de Ciudadanos, PSC y PP de Cataluña, Inés Arrimadas, Miquel Iceta y Xabier García Albiol, presentaron  tres recursos de amparo contra la tramitación de la declaración independentista presentada por Junts pel Sí y la CUP. PP y Ciudadanos solicitaban al Constitucional que prohíbiera la celebración de la sesión plenaria del próximo lunes 9 de noviembre, en la que se votará la propuesta, que consideran que «incita a la ruptura del Estado de derecho».

 

EL GOBIERNO ACTUARÁ DE INMEDIATO

 

La vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, dijo ayer que el Ejecutivo «ya está preparado» y que actuará de manera «inmediata» si el próximo lunes se confirma que el Parlamento de Cataluña aprueba la resolución independentista. En una entrevista en Antena 3, la vicepresidenta avanzó que si se confirma que dicha resolución sale adelante el Gobierno convocará un Consejo de Ministros extraordinario e instará al Consejo de Estado a que prepare un informe para acudir al Constitucional.

Sáenz de Santamaría garantizó que «en el plazo más breve posible» el asunto estará en el Constitucional para que se suspenda y se declare la nulidad si contraviene la Carta Magna. La vicepresidenta criticó que este proceso lo hayan iniciado unos partidos que ni siquiera «son mayoría» en Cataluña, y que están «vulnerando flagrantemente» los derechos de los diputados y de los catalanes, además de estar alterando el marco de convivencia en España. Posteriormente, insistió en que el Ejecutivo va a aplicar con «proporcionalidad» y con «absoluta determinación» cuantos instrumentos prevé la Constitución para evitar que se fracture la igualdad y la unidad.

Previamente, el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, ante la Junta Directiva Nacional del PP, antes de que se conociera la decisión del TC, dijo que, fuera cual fuera, se acatará y aceptará recalcando que, en cualquier caso, no va a «salir adelante» la resolución dado que, según recalcó, el Estado tiene «instrumentos suficientes» para frenar el desafío, según fuentes presentes en la reunión que citan las agencias

El portavoz parlamentario del Grupo Popular en el Congreso, Rafael Hernando, dijo que ahora se va a ver «quienes son demócratas de verdad y quienes son demócratas de pacotilla». Según Hernando, es un «verdadero disparate» la situación de «fragmentación y confrontación» con la sociedad catalana a la que se ha llegado, subrayando que «la responsabilidad sólo la tienen unos».

El ministro del Interior, Jorge Fernández Díez, expresó el respeto del Gobierno a todas las decisiones del Constitucional, incluida la que permite la celebración del pleno del Parlamento de Cataluña que pretende aprobar la propuesta independentista. El ministro dijo que desde el Gobierno se va a dar «una respuesta a la ilegalidad en todo momento desde la legalidad, la prudencia, la firmeza y la proporcionalidad».

La presidenta del grupo parlamentario de Ciudadanos, Inés Arrimadas, advirtió ayer a la presidenta del Parlament, que al favorecer el proceso independentista de la Cámara catalana están poniendo «en peligro» el autogobierno de Cataluña. Precisamente, en el segundo día de la ronda de consultas de la presidenta del Parlament, Carme Forcadell, tanto PSC como Ciudadanos confirmaron que votarán en contra de la investidura del candidato de Junts Pel Sí, Artur Mas. De igual manera, la CUP confirmó también su ‘no’ a Mas.

El líder del PPC en el Parlamento catalán, Xavier Garcia Albiol, admitió que a los populares catalanes no les gusta que el TC decida permitir el pleno del Parlament que debatirá la moción secesionista, pero dijo que acatan la resolución, «como no podía ser de otra manera». «Lo que nos diferencia entre ellos y nosotros es que nosotros acatamos las resoluciones judiciales nos gusten o no», añadió.

Por su parte, el líder del PSC, Miquel Iceta, dijo que la resolución del TC era previsible, y recordó que su partido no había pedido una suspensión cautelar del pleno porque según explicó, «nos parecía que el TC no estaba en condiciones de acordarla».

 

 

 

 

 

 

Es necesarios estar conectado para escribir un comentario Conectar