Críticos con el presidente de la patronal gallega se proclaman «mayoría absoluta»

   Los presidentes de las confederaciones provinciales de A Coruña, Lugo y Ourense, miembros de la de Pontevedra y de las organizaciones sectoriales se han reunido este martes en la sede de la Confederación de Empresarios de Galicia (CEG) en Santiago, donde estaba convocada una junta directiva que el presidente de la patronal gallega, José Manuel Fernández Alvariño, desconvocó después de anunciar de anunciarla el pasado viernes.

Así, pese a la suspensión de la directiva, integrantes de la junta han mantenido un encuentro, después de la celebración de una comisión de economía en la que su presidente, José Manuel Pérez Canal (a su vez máximo representante de los empresarios ourensanos) ha dimitido de su cargo al frente de este foro, creado por Alvariño para tratar de salvar el bloqueo a las cuentas de 2014 de la entidad.

Al término, las sectoriales han remitido un comunicado a los medios en el que adjuntan el acuerdo alcanzado «unánimemente» en esta jornada, y que en primer lugar manifiesta la «sorpresa» y «rechazo» de los que se han reunido en la capital gallega a «la actitud» del presidente de la CEG «de anular hoy mismo la junta directiva convocada para esta tarde, y convocar rueda de prensa mañana –por este miércoles– para hablar de convocatoria de elecciones, al margen de los órganos estatutariamente competentes».

Informan, además, de la dimisión del presidente y de «la totalidad de los miembros presentes de la comisión de economía de la CEG, convocada y celebrada previamente», y de la dimisión «del contador de la Confederación de Empresarios de Galicia».

 

LOS CRÍTICOS PONEN FECHA

 

Asimismo, los críticos con la gestión de Alvariño instan a la «convocatoria urgente y conjunta del comité ejecutivo y junta directiva de la CEG para el próximo 27 de noviembre a las 16,30 horas en primera y 17,00 horas en segunda convocatoria».

Para ese día también, a las 17,30 horas en primera convocatoria y 18,00 horas en segunda, demandan convocar la asamblea general extraordinaria de la patronal gallega, «a efectos de la aplicación del artículo 18.5» de sus estatutos, «relativos al cese del cargo del presidente», explican.

En dicha asamblea, según los que suscriben el acuerdo, deberá abordarse igualmente «el cese de cualquier otro cargo con responsabilidad económica de acuerdo con los estatutos de la CEG».

Para ello, adelantan que este jueves, día 5, «se presentarán ante la sede de la organización las firmas suficientes de acuerdo con lo que establecen los estatutos de la CEG».

SUSPENDER LOS CONTRATOS DE EXTERNALIZACIÓN

«De acuerdo con la propuesta de la comisión de economía», el acuerdo trasladado a los medios destaca la intención de «proponer a la junta directiva y al comité ejecutivo la suspensión de los contratos mercantiles de externalización de servicios firmados durante el mandato del actual presidente de la CEG, a excepción de los relativos al proyecto Pexga, para garantizar y no seguir perjudicando la estabilidad económica de la organización».

Por último, recoge el rechazo «firme» a la acusación de bloqueo de la CEG, vertida por Alvariño en los últimos días, para lo que los críticos argumentan que «la mayoría absoluta del comité ejecutivo y de la junta directiva» estaban en el momento de la redacción del acuerdo «reunidos y tomando los acuerdos anteriores, precisamente para que la CEG no siga bloqueada».

«SIN COMPETENCIA»

Fuentes de los sectores críticos consultados por Europa Press han llamado la atención sobre que Alvariño «no tiene competencia» para convocar unilateralmente los comicios.

Por ello, entienden que es preciso la celebración de la asamblea extraordinaria, en la que Alvariño cese y desencadene así el proceso para que haya unas elecciones anticipadas en la patronal gallega.

Además, estas fuentes han tildado de «puñetero escándalo» y «puñetera vergüenza» la forma de actuar del presidente de la CEG. «Nunca se vio que una organización se tenga que reunir entera sin la presencia de su presidente», inciden.

A mayores, sobre los motivos que pueden haber influido para que ahora estalle el conflicto, enquistado desde hace meses en el seno de la CEG, apuntan a la actitud de Alvariño al anunciar elecciones y «que ya se está hablando de acciones penales», por lo que «alguno –en alusión a personas con responsabilidades en el control de las cuentas– empieza a correr».

Es necesarios estar conectado para escribir un comentario Conectar