Palmou insta al Parlamento a fijar los recursos económicos para fiscalizar casos de corrupción

Palmou_comparecencia Parlamento_conselleiro maior do Consello de Contas

   El conselleiro maior de Contas, Xesús Palmou, ha dicho que serán los grupos parlamentarios los que «tendrán que determinar la cuantía de esos recursos que son necesarios» para que el ente fiscalizador asuma las nuevas competencias en materia de prevención de la corrupción que se le pretende atribuir a través de la reforma de la ley que regula su funcionamiento.

En una sesión extraordinaria de la comisión de relaciones con el Consello de Contas en el Parlamento gallego –para presentar la memoria de actividades de 2014 y los informes de fiscalización de las cuentas del sector público de Galicia correspondientes a los planes de trabajo de 2014 y 2015–, Palmou ha respondido así a las interpelaciones de los portavoces de los grupos, que, a excepción del PSdeG, se han referido al debate en relación con la modificación de dicha norma.

Una vez que entre en vigor la nueva ley y «se haga la reestructuración que sí es necesaria» para poner en funcionamiento el Consello de Contas de acuerdo con dicha ley, habrá que determinar «qué nuevos recursos se necesitan para poder cumplir esas nuevas competencias», ha dicho.

«Ya dije que me parecía que posiblemente serán necesarios más recursos», ha agregado, antes de fijar para después de la entrada en vigor de la norma y antes de «la aplicación práctica» de la misma el momento en que se estimen los nuevos recursos precisos.

 

«SIN INCREMENTO DE MEDIOS»

 

El diputado de AGE Ramón Vázquez ha preguntado a Palmou si considera que los cambios pueden «llevarse adelante sin un incremento de medios y recursos», como el mismo conselleiro maior ha solicitado en varias ocasiones. «¿Considera que Contas va a poder asumir estas funciones?», le ha trasladado.

En la misma línea, la miembro del grupo mixto Consuelo Martínez ha lamentado que la reforma de la ley «no sirva para mejorar las condiciones en que trabajan» los integrantes del ente fiscalizador «ni para dotarlo del material y personal» preciso.

 

«PACTO DE ESPALDAS AL PARLAMENTO»

 

Por su parte, el portavoz parlamentario del BNG, Francisco Jorquera, como a continuación también Ramón Vázquez, ha criticado el «pacto al que llegaron PP y PSOE» para la renovación del Consello de Contas, «cocinado de espaldas al Parlamento» y que el nacionalista ha inscrito en la «vieja política de reparto de cuotas».

En la misma línea, ha recordado que, durante el debate la semana pasada en comisión, el Bloque defendió un «catálogo de incompatibilidades más estricto que el que existe y el que se va a establecer» tras los cambios, puesto que, aunque no participa «de la demonización de la política ni de los políticos», entiende que una persona como Palmou, que fue conselleiro de la Xunta, «no reúne el mejor perfil» en el apartado de la «independencia».

Palmou ha evitado responder a esto, al señalar al portavoz del BNG en el Pazo de Hórreo que no haría «ninguna referencia» a su situación «pero sí» a la de su compañero Dositeo Rodríguez, imputado en la causa que investiga supuestos delitos de malversación, estafa y apropiación indebida en la Fundación Camilo José Cela.

 

«UNA VIDA PÚBLICA EJEMPLAR»

 

Quien sí ha opinado sobre la labor de Palmou ha sido el portavoz parlamentario de los populares, Pedro Puy, para «agradecer el excelente y profesional trabajo» de todos los conselleiros de Contas durante los últimos años, lo que, según ha puntualizado, «incluye no solo a los que propuso el PP».

En el caso específico del conselleiro maior de Contas, ha valorado una «vida pública ejemplar» y ha resaltado que es uno de esos casos en los que «no solo parece que son honrados y que lo hicieron bien, sino que además, lo hicieron de verdad».

Además, Puy ha visto «incongruencias» en hacer «elogios» a los informes de fiscalización pero plantear «dudas» sobre «quien los emite» y en «criticar pactos ocultos» por la modificación de una ley que se debate en ponencia y en comisión pública «el mismo día que se están pactando diputaciones entre fuerzas para desplazar a la más votada».

Ya en la réplica, a modo de cierre, Xesús Palmou ha agradecido la valoración del funcionamiento del Consello de Contas a todos los grupos y les ha deseado «lo mejor a todos en lo personal», antes de añadir que «en lo político» espera «que acierten, por el bien de Galicia y de los gallegos».

 

ADELANTAR LOS INFORMES

 

Otro debate presente durante la comparecencia ha sido el que gira en torno a la fecha de presentación de los informes de fiscalización por parte de Contas. Al respecto, Palmou ha constatado que «no se pueden adelantar si no se adelanta la rendición de cuentas» por parte de los diferentes organismos del sector público.

Previamente, AGE y BNG, pese a valorar «los esfuerzos» en la aproximación de la fecha de presentación a la de las cuentas que se examinan, han abogado por «poder seguir avanzando» en este apartado, en palabras de Jorquera.

Sin embargo, Puy ha apelado al adelanto del plazo con la nueva ley, de octubre a septiembre, y ha dudado «mucho» que «con un mes más» –teniendo en cuenta que agosto es un mes «menos intenso»– se pueda «aproximar más y hacerlo rigurosamente, sin meter más presión a Gobierno y Contas».

A su juicio, la aproximación de la rendición de cuentas «está donde tiene que estar si se quiere hacer bien», de modo que deja unos «ocho o nueve meses de trabajo», un periodo que él entiende «razonable».

 

EJECUCIÓN PRESUPUESTARIA

 

Ya sobre el contenido de los informes, los reproches a los niveles de ejecución presupuestaria han sido coincidentes en la oposición. En este ámbito, el socialista Juan Carlos González Santín ha afeado a la Xunta elaborar unos presupuestos «escasamente realistas» y «falta de control» en cuanto a los fondos europeos.

Para el portavoz de los populares en la Cámara autonómica, esto forma parte de los «mitos» que ha intentado «desmontar» a partir de los datos que recogen los «excelentes informes» del Consello de Contas.

 

«PROBLEMA DE SOSTENIBILIDAD DE LA DEUDA»

 

Por su parte, Palmou ha reconocido que «efectivamente» la deuda pública «aumentó» en los últimos años, como así recogen los documentos, que exponen que «si la situación económica se mantuviese» en cifras negativas «plantearía problemas sobre la sostenibilidad».

Sin embargo, según ha dicho a la parlamentaria Consuelo Martínez, «una vez mejora» el panorama económico «se podrá hacer frente a la deuda». «Eso dice el informe de este año y el del pasado», ha finalizado.

Es necesarios estar conectado para escribir un comentario Conectar