Preocupación generalizada por el acceso de Bildu a la consejería del Interior de Navarra

 La vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, consideró ayer como «muy mala noticia» que la Consejería de Interior del nuevo Gobierno navarro vaya a estar en manos de Bildu, un partido que tiene el «peor» currículum en cuanto a «la defensa de los derechos y las libertades». «Cuando uno accede a los cargos públicos, lo primero que tiene que pesar es su mérito, su capacidad y su currículum, y el de Bildu en la defensa de los derechos y las libertades es el peor que se me ocurre para ejercer cualquier cargo público», dijo en la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros.

Por su parte, el secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, consideró una «equivocación» la composición del nuevo Ejecutivo navarro por incluir a Bildu, y auguró un «horizonte político complicado» para su presidenta, Uxue Barkos.

Precisamente, Barkos defendió a su consejera de Interior, María José Beaumont, de la que dijo que tiene una «acreditada y conocidísima» trayectoria como abogada.

LA VISIÓN DE EL MUNDO

EL MUNDO apunta que la Policía «deja de colaborar con Navarra tras la llegada de Bildu». Según el diario, blinda sus bases de datos y se limitará a cumplir escrupulosamente con la legalidad.

«La realidad ha empeorado las expectativas más negativas sobre el futuro Gobierno de Navarra». «Los radicales de Bildu no sólo formarán parte del mismo, sino que han conseguido hacerse con la relevantísima cartera de Presidencia, Justicia e Interior», apunta EL MUNDO en el editorial. «Resulta desolador comprobar que la formación heredera del proyecto político abertzale, para cuya consecución ETA ha asesinado a casi 900 personas, tendrá ahora control sobre la Policía Foral y sobre la organización judicial en esa comunidad y, por añadidura, acceso a información especialmente sensible sobre los ciudadanos navarros». «Es natural que la Policía Nacional y la Guardia Civil recelen de quienes hacen loas a los que persiguieron hasta la muerte a tantos agentes por cumplir con su obligación de proteger la legalidad». «Y no es extraño que tengan previsto restringir los intercambios de información con quienes tan poca confianza pueden inspirar a cualquier demócrata».

Es necesarios estar conectado para escribir un comentario Conectar