El alcalde rebelde del PSOE no dimitirá de la Diputación de Lugo

Manuel Marínez_alcalde Becerréa_deputado que deu a  Deputación de Lugo al PPdeG

   El alcalde de Becerreá, el socialista Manuel Martínez, ha sostenido este jueves que no renunciará a su escaño en la Diputación de Lugo pese a haber dejado la institución en manos del PP al negarse a apoyar al candidato elegido por su partido para presidirla.

Así lo ha asegurado en una comparecencia ante los medios un día después de negarse a votar en favor del regidor de A Pontenova, Darío Campos, el elegido por el PSdeG para el cargo después de que el BNG vetase su elección por estar imputado por un supuesto delito de malversación de fondos en unas obras públicas. «Una imputación de mierda», según la ha calificado él mismo.

En este escenario, y tras dejar claro que tampoco abandonará las filas socialistas ‘motu proprio’, ha reprochado a los nacionalistas que se enrocasen como «talibanes yihadistas» contra su designación.

Además, ha negado que su decisión de votarse a sí mismo en primera vuelta y en blanco en la segunda, con lo que los votos de socialistas y nacionalistas sumaban los mismos 12 que los del PP, guardase relación con un pacto con la formación que en Galicia lidera Alberto Núñez Feijóo. «¡Que me registren!», ha exclamado, para rechazar la existencia de «conversaciones» previas con este partido.

REPROCHE

El alcalde de A Pontenova, Darío Campos, que fue el candidato a la Presidencia de la Diputación de Lugo que ordenó votar el PSdeG, ha emplazado al regidor de Becerreá, Manuel Martínez, a que rectifique porque «aún está a tiempo», después de que este miércoles rompiese la disciplina de voto y propiciase el gobierno del PP en el órgano provincial.

Darío Campos fue el candidato propuesto por los socialistas a última hora para intentar superar el veto del BNG a la candidatura de Manuel Martínez por estar imputado. El alcalde de A Pontenova confiesa que no le guarda «rencor» a quien por el momento es su compañero de partido y quien esta tarde dará una comparecencia pública.

«Sé que Manolo (Martínez) es un persona noble, que se equivocó y aún está a tiempo de rectificar», ha asegurado Darío Campos, horas después de que el BNG pusiese sobre la mesa la opción de impulsar una moción de censura para arrebatar la Presidencia de la Diputación de Lugo al PP, que cuenta con 12 diputados provinciales, por 11 del PSOE y 2 del BNG.

Insiste en que el alcalde de Becerreá «se equivocó», porque «dentro de su aspiración a ser presidente de la Diputación todas las circunstancias le coincidieron mal para serlo». No obstante, no escatima en elogios hacia él, al que describe como «una persona íntegra, muy noble, aunque algo terco quizá».

«Yo sé que está dolido por eso, pero me parece que en ese aspecto se equivocó y espero que rectifique. No pasó más nada», aseveró al ser preguntado por las razones que llevaron a Manuel Martínez a votarse a sí mismo y luego en blanco, de forma que desobedeció las directrices del partido y entregó la Diputación de Lugo al PP.

«En el caso de que Manolo (Martínez) no pudiera ser presidente de la diputación yo podría estar dispuesto a eso», afirma que le dijo al secretario xeral del PSdeG, José Ramón Gómez Besteiro. «Yo en principio le dije que prefería no serlo porque soy consciente de mis limitaciones. Al final, entre el tira y afloja yo me puse a disposición del partido y si la gente quiere que sea candidato a la presidencia de la diputación ahí estaré. Yo no tenía ningún interés. Yo apoyaría a muerte a Manolo si él pudiera ser presidente», agreg

Es necesarios estar conectado para escribir un comentario Conectar