Feijóo defiende en el parlamento los pactos de la lista más votada


   A tres días de la constitución de las corporaciones locales y la elección de alcaldes, el presidente de la Xunta y del PP gallego, Alberto Núñez Feijóo, ha defendido la legitimidad y «ética» de los pactos cuando quienes los encabezan son los ganadores de las elecciones y, en este sentido, ha cuestionado a aquellos que se unen «contra» la lista más votada.

La respuesta fue dirigida al portavoz parlamentario del PSdeG, José Luis Méndez Romeu, quien abrió la sesión de control con un reproche a los populares por variar de posible socio de gobierno a la hora de hacer ofertas en la ciudad de Madrid o en la Diputación de Pontevedra, donde Rafael Louzán ha insistido sin éxito en apelar al BNG para negociar.

De esta manera, se ha vuelto a colar en el debate parlamentario el resultado de las elecciones municipales que supondrán, en virtud de los pactos anunciados por las fuerzas políticas, la pérdida para el PP de, al menos, Ferrol, A Coruña y Santiago de Compostela.

Precisamente, a estos tres ayuntamientos se ha referido el mandatario autonómico para señalar que, junto con Pontevedra, el PSdeG se «ha convertido en la tercera fuerza política». Más tarde, aseguró a los socialistas que «van camino de la irrelevancia política» y les avisó de que «si no lo remedian», el 13 apoyarán «cuatripartitos y tripartitos» en los ayuntamientos.

«DEMOCRÁTICO» Y «ÉTICO»

En este escenario, Feijóo advirtió de que «hay una gran diferencia» en la política de pactos que defienden los populares y que se practica. «Cuando un partido pierde los principios y pierde los valores, no distingue de una y otra coalición», introdujo antes de incidir: «Las coaliciones de los partidos que ganan las elecciones para completar las mayorías, son un mandato ético y democrático».

Sin embargo, sentenció que «las coaliciones de los partidos que pierden las elecciones, para impedir que gobiernen los partidos que ganan, ya no tienen tanto de democrático, y desde luego, nada de ético».

Previamente, Méndez Romeu lo acusó de padecer el «síndrome del converso en los últimos 15 días», después de «seis años demonizando las coaliciones y bipartitos».

Así, se refirió a las diferentes propuestas de Esperanza Aguirre en el Ayuntamiento de Madrid, a que Monago propuso un pacto a Podemos y, según dijo, Feijóo «aplaudió ese gesto gallardo», y a las propuestas con los que «hasta la víspera eran el representante de las políticas cubanas o venezolanas».

En días pasados, por ejemplo, Feijóo avaló que el presidente de la Diputación de Pontevedra en funciones, Rafael Louzán, ofreciese un pacto al BNG para el gobierno del ente provincial, frente al PSdeG.

«NO QUISIERA SU BIOGRAFÍA»

«No quisiera tener su biografía política. No me gustaría tener ese grado de incoherencia e incongruencia», contraatacó Feijóo dirigiéndose a Méndez Romeu para apelar a que cuando era teniente de alcalde demonizaba a los nacionalistas, que eran peligrosos y querían destruir España», pero después el PSdeG gobernó con el BNG, tanto en A Coruña como en la Xunta.

De esta manera, insistió en que los socialistas tienen «tres actitudes diferentes en tres ayuntamientos», entre entrar en el gobierno y votar o no las investiduras con respecto a lo que ha llamado «la marca gallega de Podemos» (las candidaturas de confluencia de Ferrol, A Coruña y Santiago).

Feijóo reprochó a su oponente político que trate «de justificar lo injustificable» y esgrimió que el PP ganó 149 mayorías absolutas y el PSdeG, 47. Además, obtuvo 55 mayorías relativas, donde hay «un millón de gallegos».

«El 13 de junio, un millón de gallegos», ha manifestado Feijóo, no tendrán el alcalde «más votado». «Simplemente porque el PSOE va a dar ese apoyo a los que perdieron en las urnas», ha reprobado, a lo que Méndez Romeu le aconsejó al PP que «respete la legalidad o busque consensos amplios para modificar» la ley.

«SOBERBIA»

Además, en su intervención, el dirigente autonómico también aprovechó la reciente visita del expresidente Felipe González a Venezuela, a donde acudió para apoyar a opositores a Maduro, para reprochar a los socialistas que vayan a «apoyar a partidos que están de acuerdo con ese régimen».

Frente a estas palabras, Méndez Romeu le advirtió a Feijóo que «está instalado en la soberbia» y le avisó de que las elecciones del pasado 24 de mayo «si algo tuvieron en común en toda España, fue el rechazo a una política económica destructora contra la mínima igualdad y de oportunidades».

FEIJÓO OFRECE ESTABILIDAD

Al margen de ello, y sobre la base de las quinielas que sitúan a Feijóo en diversas facetas políticas en la política estatal, Méndez Romeu le preguntó por la «estabilidad» de su Gobierno y si seguirá de «autopromoción» en Madrid. En este sentido, también le reprochó que puso «la Xunta al servicio del partido», al tener que reorganizar su gobierno.

El dirigente autonómico realizó una sustitución hace un año, cuando prescindió del que era titular de Medio Ambiente, Territorio e Infraestruturas, Agustín Hernández, para que como número 25 de la candidatura asumiese el Gobierno de Santiago, en donde se convirtió en el tercer regidor de la capital gallega en un mismo mandato.

Además, también remodeló el Consello de la Xunta cuando salieron Elena Muñoz (Facenda) y Jesús Vázquez (Educación) para ser los candidatos de las pasadas municipales en Vigo y Ourense, respectivamente.

Feijóo, que en precampaña electoral aseguró que el pacto estaba en el «ADN» de su partido, ha explicado esta afirmación en sede parlamentaria sobre la base de que el PP es el partido de «más amplio espectro de centro derecha» de toda Europa y ha defendido que, en el nuevo escenario político, «lo que queda claro es la estabilidad de la Xunta» de Galicia, comunidad donde no hubo elecciones el 24 de mayo.

«La estabilidad la garantizo; estoy aquí para garantizar la estabilidad de Galicia», ha remarcado, y espetó al PSdeG: «Ustedes darán el voto y esconderán la mano. Son responsables de los gobiernos que apoyan en Galicia».

OTROS REPROCHES

Los portavoces del BNG, Francisco Jorquera, y de AGE, Yolanda Díaz, centraron sus preguntas en la situación de «pobreza», pero también deslizaron reproches sobre el futuro de Feijóo y en referencia al resultado de las urnas.

«Su gobierno es una rémora para nuestro país; mientras que usted está haciendo cálculos para dar el salto a Madrid, está dejando un desierto económico y social», le ha reprochado el portavoz nacionalista. Díaz, por su parte, le avisó de que «las urnas hablaron por mucho que tenga discrepancias del sistema democrático, y dijeron que estaban hartas del hambre».

Imprimir

Es necesarios estar conectado para escribir un comentario Conectar