Rivera pretende subir la cesta de la compra

Sube la cesta de la compra. Sube el IVA del pan a cambio de bajar el del cine. Estos habrían sido muy seguramente los titulares de no pocos medios, columnas periodísticas y tertulias varias si, en vez de haberlo formulado Ciudadanos (C´s), como así ha sido, la propuesta en tal sentido hubiese corrido a cargo del Partido Popular. El guirigay de las redes sociales sería hoy enorme. Pero como el partido de Albert Rivera vive días de vino y rosas gratis total, esta su pretensión –si gobierna- de subir el IVA de los artículos de primera necesidad ha pasado sin mayor polémica.
No obstante, he de decir que ahora que han recobrado valor los programas electorales, incluir en ellos propuestas impopulares y defenderlas sin balbuceos tiene mérito. Porque supongo que a quien así se manifieste se le exigirá el debido cumplimiento, al igual que así hoy se le requiere a punta de lanza al PP gobernante.
El caso es que dentro de su política de presentar por píldoras la oferta electoral, C´s ha dado a conocer esta semana sus eventuales políticas en materia económica y fiscal. En él establece lo que llama “una nueva fiscalidad para un nuevo modelo económico”, sobre las siguientes grandes líneas: reducir a tres el número de tramos en la tarifa general del IRPF, con un tipo máximo del 42 por ciento; fijar un tipo de IVA general al 18 por ciento y otro reducido al 7 por ciento, en el que se incluirían los artículos de primera necesidad y medicamentos, que hoy lo hacen al 4 por ciento; eliminar casi todos los beneficios tributarios en el impuesto de Sociedades, y luchar contra el fraude,
Sobre la corresponsabilidad fiscal de las comunidades autónomas y la capacidad que éstas hayan de tener para competir en impuestos, muy poco se dice. Pero es cuestión no menor. Porque el galimatías actual es enorme y la brecha abierta entre unas y otras, formidable. Un contribuyente, por ejemplo, que pague 27.000 euros por una herencia en Galicia, en la comunidad de Madrid abonaría sólo 1.200. En Sucesiones, en concreto, se prevé una armonización fiscal para todas las regiones, lo cual quiere decir que este impuesto subirá en los territorios que lo tienen prácticamente bonificado al cien por cien, como la capital de España y provincia.
Rivera aboga también por un Estado descentralizado, “de carácter federal”. Habida cuenta de su ADN territorial de origen, habrá que estar muy atentos a sus propósitos en materia de política autonómica. Que en otros asuntos se va a mover mucho más hacia la izquierda que a la derecha, eso se da ya por descontado.

Es necesarios estar conectado para escribir un comentario Conectar