El Gobierno considera que se trata de un «asunto particular»

 Soraya Sáenz de Santamaría_rolda de prensa Consello de Ministros

El Gobierno, tras reiterar que la Justicia es igual para todos, consideró que la actuación judicial contra Rodrigo Rato se trata de un «asunto particular». Así lo expresó la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, en la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros, en la que indicó que «la Agencia Tributaria, las instituciones, funcionan y tienen que funcionar con independencia del momento o del lugar, de que haya o no elecciones, de que afecten a uno u otro». Sáenz de Santamaría quiso resaltar que se trata de un «asunto particular de una investigación particular», ya que no son hechos relacionados con el cargo en el ámbito público.

Por su parte, el ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, dijo, también en la rueda de prensa tras el Consejo de Ministros, que «no está para sentimientos personales» sino para aplicar la ley. Al respecto, indicó que «da igual la pertenencia a un partido, el relieve social o político o el poder político o económico que unos u otros se atribuyan». «Todos somos iguales ante la ley», enfatizó.

Además, Montoro indicó que la ley «prohíbe» hacer pública la lista de los 705 contribuyentes que se acogieron a la amnistía fiscal y que están siendo investigados por el Servicio de Prevención del Blanqueo de Capitales (Sepblac). El ministro indicó que quienes así lo reclaman deberían ser «más precisos», y pidió a la oposición que sitúe los debates «donde debe».

ABC informa que la detención de Rodrigo Rato no sorprendió al Gobierno, que ya tenía conocimiento de esa actuación judicial desde varias horas antes. El diario dice que «fuentes próximas a Rodrigo Rato aseguran que el exnúmero uno del FMI está siendo víctima de un linchamiento por parte del Gobierno». Además, ABC señala que «las desavenencias entre Rodrigo Rato y Luis de Guindos vienen de lejos y se acentuaron con el rescate de Bankia». Por otro lado, el diario refleja que existe «preocupación en Moncloa» y apunta que «Rajoy asume que el caso daña la ‘marca’ PP».

Desde el PP, la secretaria general, María Dolores de Cospedal, consideró que «es de justicia» decir que «aunque hay algunos» que hacen que los populares se puedan «sentir avergonzados de que un día pertenecieran» a este partido, ello no puede ocultar «la buena gestión» del PP. El portavoz del Comité de Campaña, Pablo Casado, dijo que el PP combate «sin cuartel» el fraude fiscal independientemente de «apellidos y afinidades». La alcaldesa de Madrid, Ana Botella, mostró una «gran tristeza» por lo sucedido con Rato y reconoció que es «muy malo» para el PP.

También el presidente del Senado, Pío García Escudero, afirmó que la detención de Rato le ha producido «una enorme sorpresa y tristeza», pero subrayó que «la Justicia funciona igual para todos y las instituciones están para eso». En este sentido, el presidente del Congreso, Jesús Posada, dijo que la investigación a Rato demuestra que «la Justicia es igual para todos» y que las instituciones «funcionan».

El PSOE pide una comisión de investigación sobre la amnistía fiscal

El PSOE registró ayer en el Congreso la solicitud de una comisión de investigación sobre la amnistía fiscal, así como la comparecencia urgente del presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, a quien compara con el violinista del Titanic, que «pretende seguir tocando el violín y tirando a gente por la borda». «¿Qué más tiene que pasar en este país y qué más le tiene que pasar a este Gobierno para que Rajoy venga al Congreso a dar explicaciones?», se preguntó el portavoz del PSOE, Antonio Hernando.

Por su parte, el líder del PSOE, Pedro Sánchez, tachó ayer de «fraude» al presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, y pidió «cobrar la deuda» enviándolo a la oposición. En una asamblea del PSC en Mataró (Barcelona), Sánchez reivindicó la «ejemplaridad» del PSOE y aseguró que «no le temblará el pulso» en echar a quien sea corrupto.

Desde Podemos, su líder, Pablo Iglesias, tras pedir la dimisión de Rajoy, dijo que «no sería de extrañar, dadas las circunstancias, ver al jefe del Ejecutivo entrando en un coche policial». Por su parte, el líder de Ciudadanos, Albert Rivera, pidió una comisión de investigación en el Congreso sobre el caso Rato.

El presidente de la Generalitat, Artur Mas, calificó de «decepcionante» la detención de Rato. No obstante, indicó que «no es malo que las cosas salgan para que sirvan de antídoto para el futuro».

En otro orden de cosas, el juez de la Audiencia Nacional Fernando Andreu desestimó el recurso presentado por el exvicepresidente de Bankia José Luis Olivas contra el auto que imponía el pago de una fianza civil solidaria de 800 millones de euros a Bankia, su matriz el Banco Financiero y de Ahorros (BFA) y cuatro antiguos directivos, entre ellos el expresidente del grupo financiero Rodrigo Rato y él mismo.

Es necesarios estar conectado para escribir un comentario Conectar