Griñán tilda de «barbaridad» el fraude de los ERE

El expresidente de la Junta de Andalucía José Antonio Griñán declaró ayer ante el Tribunal Supremo como imputado por el caso de los ERE y tildó de «barbaridad» las ayudas millonarias Recordó que cuando se produjo el fraude él estaba al frente de la Consejería de Economía y Hacienda y no de la de Empleo y aseguró que la Intervención General nunca le alertó de las irregularidades. «Todas esas ayudas concedidas de forma aleatoria y sin control merecen una responsabilidad política e incluso penal», dijo ante el juez. Explicó que el presupuesto se hacía «correctamente» y que los problemas pudieron surgir en el modelo de ejecución del gasto, que corresponde a cada departamento que tiene asignado el crédito. «Yo no podía saber cómo se preparaban los presupuestos en cada uno de los departamentos», dijo. Defendió que la actuación de su Consejería fue «irreprochable», que todas las modificaciones presupuestarias «cumplían todos los requisitos legales» y llevaban la firma del interventor general, por lo que la Consejería de Hacienda se limitaba a elevarlas al Consejo de Gobierno. A preguntas del fiscal, dijo que no cree que el interventor general hiciera «dejación de funciones». «A mí no me corresponde atribuir responsabilidades», indicó en otro momento.

Tras su declaración ante el Alto Tribunal, que duró cuatro horas, dijo ante los medios que «no hubo un gran plan» para orquestar la desviación de fondos, pero sí «un gran fraude» y admitió que «algunos controles pudieron fallar». «Siempre que se produce una irregularidad en un procedimiento es que falla algo y en este caso lo que falló es el control del gasto», dijo.

PP, CIUDADANOS Y PODEMOS EXIGEN LA DIMISIÓ DE GRIÑAN

PP, Podemos y Ciudadanos pidieron la dimisión de Griñán. El PP reclamó al PSOE que sea «coherente». «Al PSOE yo lo pondría frente a su espejo de lo que exigen a los demás», dijo el vicesecretario de Organización, Carlos Floriano. El presidente del PP andaluz, Juanma Moreno, pidió ayer a la presidenta de la Junta en funciones, Susana Díaz, «una respuesta inmediata sobre el paseíllo vergonzante de José Antonio Griñán delante del Supremo» así como explicaciones sobre dónde han ido a parar los fondos de los ERE.

Por su parte, Ciudadanos trasladó ayer a los socialistas andaluces en una reunión que duró más de una hora que no negociará la investidura de Susana Díaz sin la dimisión previa de Antonio Griñán como senador y de Manuel Chaves como diputado. El vicesecretario general de Ciudadanos, José Manuel Villegas, señaló que habían abordado la composición de la Mesa del Parlamento, pero que «para empezar otras negociaciones» el PSOE debe asumir el documento anticorrupción que le entregaron la semana pasada y que en este momento los socialistas «no están en disposición de adoptarlo».

También la líder de Podemos en Andalucía, Teresa Rodríguez, pidió las dimisiones de ambos expresidentes de la Junta. En una entrevista en Cuatro, señaló que la corrupción se produce porque hay «un exceso de impunidad» y criticó la «falta de asunción de responsabilidad política».

La presidenta de la Junta en funciones, Susana Díaz, defendió ayer la «inocencia» de Chaves y Griñán y reiteró que les pedirá sus escaños si resultan imputados por delitos concretos.

Es necesarios estar conectado para escribir un comentario Conectar