CDC y ERC pactan la independencia de Cataluña en año y medio

Convergència Democràtica (CDC) y Esquerra Republicana (ERC) firmaron ayer un preacuerdo titulado “Hoja de ruta unitaria del proceso soberanista catalán” que incluye una declaración unilateral de independencia en el plazo de 18 meses en el caso de que ambos partidos ganen las elecciones el próximo 27 de septiembre. El preacuerdo también fue suscrito por las entidades soberanistas Asamblea Nacional Catalana (ANC), Òmnium Cultural y la Asociación de Municipios para la Independencia (AMI).

Ambos partidos insisten en que los programas de candidaturas soberanistas “deben dejar claro, como punto primero y destacado, que votarlas supone un pronunciamiento favorable a la independencia de Cataluña”. “Si lo quiere la mayoría de los ciudadanos”, prosiguen, se redactará un proyecto de texto constitucional “en el plazo aproximado de 10 meses mediante un proceso participativo que permita reunir más voluntades al proyecto a través de un proceso constituyente abierto”. En ese tiempo se pondría en marcha “las estructuras necesarias del nuevo Estado”.

CDC y ERC dejan claro que “el proceso de transición democrática no quedaría en ningún caso supeditado a la vigencia jurídica o a eventuales impugnaciones de esta declaración”. Al final del proceso “se celebrará un referéndum vinculante sobre el texto constitucional que terminará con el ejercicio del mandato democrático a favor de la constitución del nuevo Estado catalán”. “El resultado positivo de este referéndum permitirá la proclamación de la independencia”, añaden.

El plan concluye con la elección de un nuevo Parlamento catalán “ya en el nuevo marco constitucional”, y posteriormente se pasaría a “negociar las nuevas formas de relación con el Estado español y la Unión Europea”.

El presidente de la Generalitat, Artur Mas, subrayó que en el preacuerdo “todavía no están todos los partidos que deberían estar, pero se ha dejado la puerta abierta”. Mas insistió en que en el proceso soberanista hay que “continuar haciendo camino” porque “recular implicaría perder la dignidad como pueblo”. El conseller de Presidencia, Francesc Homs, dijo que la independencia conlleva “progreso, bienestar y oportunidades para la gente”.

El coordinador general de CDC, Josep Rull, afirmó que el preacuerdo firmado demuestra que el proceso soberanista “no pierde intensidad”. “Los que dicen que el proceso soberanista se diluye, se equivocan”, añadió. El candidato de ERC a la alcaldía de Barcelona, Alfred Bosch, dijo que el pacto “tiene muchísima fuerza” y que gracias a él “el proceso está más vivo que nunca”.

El preacuerdo no cuenta con la firma de EUiA ni de la CUP. EUiA, que rechaza el carácter plebiscitario de las elecciones, condiciona su apoyo a que la hoja de ruta prevea un referéndum de autodeterminación. La CUP está pendiente de negociar su propia propuesta con el resto de los partidos.

La líder del PP catalán, Alicia Sánchez-Camacho, tildó el preacuerdo de “papel mojado”. “Si quieren hacer una república catalana en 18 meses es inconstitucional e ilegal, por tanto, no tiene ninguna validez jurídica”, apuntó.

Es necesarios estar conectado para escribir un comentario Conectar